Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

jueves, 15 de septiembre de 2016

Re:Master Magic - 17, 18, 19, 20


Toda ayuda para traducir esta serie será bienvenida~

-Xeniaxen


  Anterior  |  Lista de capítulos  |  Siguiente  

Novela original en japonés por: 謙虚なサークル (Kenkyona Circle)
Re:Master Magic


Traducido al español por: Xeniaxen y Kero
Revisado por: AMarauder, Xeniaxen y Kero



Capítulo 17: El Rey de la Muerte (I)

El día siguiente, en la iglesia abandonada


Milly y yo volvimos sobre nuestros pasos. Nuestro objetivo era, obviamente, matar al Rey de la Muerte. Milly estaba temblando.

Milly Reyad

Nivel 27
Nivel de magia escarlata: 23/94
Nivel de magia azul: 32/98
Nivel de magia verde: 19/92
Nivel de magia celestial: 12/96
Nivel de magia espiritual: 17/85
Poder mágico: 985/985
Mirando solo el poder mágico, ella era más fuerte que yo, pero tanto su estado físico como el mental eran inestables. Puede que no se mostrase en la tasación mágica, pero Milly estaba empezando a mostrar síntomas de miedo y ansiedad que afectarían a su consumo de magia. Un corazón inestable interfiere con las líneas mágicas que se extienden por todo el cuerpo, inhibiendo el flujo de magia. Era imposible que Milly luchase como estaba ahora.
"Haremos lo siguiente. Yo me pondré al frente y tú me ayudas desde atrás."
"¡V-Vale...!"
Le di una palmada en la espalda a Milly por su tímida respuesta.
"¡Ahh!"
"Estás muy pálida. ¡Esta no es la actitud que debería tener el líder del clan!"
Cuando eres joven es fácil cambiar de estado de ánimo. Y en ese momento era mi trabajo mantener el de ella.
"A ver... ¿Cómo nos llamábamos? ¿Las alas blancas del pegaso...?"
"..."
Reinó el silencio. Joder, ¿la cagué diciendo eso? ¿No pilló mi broma?
"Zeff, somos los Cazadores del Cielo Azul..."
Al parecer se lo tomó en serio. Me miró fijamente a los ojos y me pegó en la espalda. Eh, eh, no te enfades conmigo. Entonces me dio otro golpe en la espalda, sentada a mi lado.
"Vamos."
Avanzó unos cuantos pasos. ¡Pero era yo el que tenía que ir por delante! ¡Espera!
"Gracias..."
"¿Qué has dicho?"
"¡¿...?! ¡Nada!"
Milly se fue teletransportándose. A mí se me escapó una sonrisita. Mi broma tal vez no resultó como esperaba, pero al final sirvió para su propósito.
"¡Voy contigo...!"
Después de golpearme suavemente las mejillas con las manos, empecé a teletransportarme en la dirección opuesta a Milly. Primer paso, la operación de búsqueda. Existía la posibilidad de que el Rey de la Muerte ya hubiera sido derrotado por alguien, ya que probablemente no fuéramos las primeras personas que sabían de su existencia. Pero siempre volvería a regenerarse.
Teletransporte, tras teletransporte, tras teletransporte...
Vaya, una horda de zombis.
Hice desaparecer la horda con mis bolas blancas. El Rey de la Muerte no daba la cara, pero era solo cuestión de tiempo.
Continué buscándolo teletransporte por teletransporte...
"¡Aquí está!"
La voz de Milly resonó en mi cabeza. Los miembros de un mismo clan tienen una conexión tan fuerte gracias a los anillos de cristal, que pueden comunicarse los unos con los otros mediante telepatía.
"¡Está en la zona 9, en medio del cementerio!"
"Vale, ya voy para allá."
Me teletransporté al lugar donde Milly me dijo tan rápido como pude.
"Milly."
"¡Has tardado mucho!"
En el centro de una horda de zombis, vestido con su capa roja y su corona, estaba el Rey de la Muerte, andando tranquilamente como si paseara por un parque.
Estaba a una distancia que casi no podía vernos. Aunque nuestra principal preocupación no era la distancia. Milly todavía estaba traumatizada. Pero no podía hacer nada para remediarlo.
Empecé a meditar, dado que había gastado bastante magia entre hechizos y teletransportes. Me centré en mi mente, y recuperé mi poder mágico en un instante. El torrente de energía mágica que me rodeaba tenía la fuerza de un veterano. Con el vello de punta, Milly estaba respirando profundamente para calmarse.
Jujuju. Debería estar orgullosa. Hace muy poco que luchó contra este jefe, y su sentimiento de venganza no le empuja a hacer locuras.
"Si estás lista, ¡vamos!"
"V-Vale."
Primero conjuré Cuadrado Temporal, luego usé Amplificador Mágico.
"Oh, Dios de la magia escarlata, creador del sistema que reparte el conocimiento y la verdad por todo el mundo, ¡préstame tu fuerza! ¡Destruye al enemigo que tengo delante con tus torbellinos cortantes! ¡Cero Rojo!"
Mi magia superior más fuerte del sistema escarlata: Cero Rojo. Pese a que consume todo mi poder mágico, es un hechizo genial que dispara la máxima potencia, la cual incrementa de acuerdo con el poder que le queda al usuario que lo lanza. Es terrible porque te consume completamente, pero es el hechizo con más poder en un único ataque. Para compensar la desventaja de aumentar el consumo de la magia que produce el Amplificador Mágico, la combinación entre este y Cero Rojo tiene que ser la mejor.
Y con el Amplificador Mágico doble, el poder del torbellino cortante se multiplicó por cuatro al dispararlo por mis manos. Atravesó al Rey de la Muerte, quemando su cuerpo y haciéndolo gemir de dolor. Parece que la magia superior del sistema escarlata podría ser su debilidad, por cierto.
Pero...
Aplastando el fuego cortante, el Rey de la Muerte contraatacó en mi dirección.
"¡Milly!"
"¡Lo sé!"
Milly cogió mi mano y me teletransportó lejos del Rey de la Muerte. Desaparecimos de su campo de visión en el último segundo, pero él nos siguió a pesar de haberlo esquivado. Milly continuó con la escapada a base de teletransportaciones. Mientras, yo me bebí ruidosamente varias pociones mágicas de recuperación que saqué de la bolsa, al mismo tiempo que meditaba. Podía sentir mi magia recuperándose... La tasa de recuperación que proporciona una poción parece ser de unos 100 puntos, lo verifiqué antes de la batalla con tasación mágica. Así que puse varios frascos de brebaje en una misma botella grande, para poder recuperarme casi por completo en una sola toma. La llamé Poción de Recuperación Mágica (Grande).
"¡Vaya...! ¡Le hemos quitado 15.000!"
Milly usó tasación mágica en el Rey de la Muerte. Tratamos de experimentar qué ocurría al utilizar tasación mágica en un monstruo, y resultó que su poder restante se mostraba igual. Su poder mágico disminuía al atacarlo y, cuando llegaba a cero, el bicho desaparecía por completo.
"Su poder total es de 78.000, Zeff... ¡necesitamos 6 tiros más!"
El Rey de la Muerte tenía la capacidad de recuperarse automáticamente, pero no se recuperaba del todo cuando perdía un gran valor numérico. Mientras mantuviéramos la presión y no dejáramos que se recompusiera del todo, ¡podíamos hacerlo! Contábamos con la experiencia de nuestro última batalla contra un jefe, y Milly continuaba teletransportándonos para escapar. Cuando veía la ocasión, también consultaba la condición del enemigo a través de tasación mágica.
Esto se llamaba Jugada de Escape, los magos a menudo lo utilizan al luchar contra oponentes de alto nivel. Su eficiencia en cuanto a poder mágico no es muy buena, pero puede llegar a ser clave para vencer a enemigos poderosos si se usa bien.
"Ya me he recuperado... Vamos a distanciarnos y disparar de nuevo."
"Vale♪"
¿Le ha cambiado el tono en la voz? Genial, ya vuelve a estar normal.
Activé Cuadrado Temporal, conjuré el Amplificador Mágico para duplicarlo, y empecé a recitar el hechizo de Cero Rojo.
"¡Cero Rojo!"
Esta era la segunda vez que lo usaba. Una cuchilla roja salió de mis manos y perforó al Rey de la Muerte de nuevo. Las llamas se extendieron por todo su cuerpo, le cayeron los brazos, su capa se carbonizó en mil pedazos y, sin embargo, no redujo su velocidad en absoluto, todavía continuaba persiguiéndonos. Milly se encogió mirando sus ojos rojos, por lo que le puse una mano en el hombro, la giré hacia mí, y asentí.
"¡Estoy bien...!" dijo para recordárselo a sí misma, y se frotó las mejillas.


Capítulo 18: El Rey de la Muerte (II)

Cero Rojo había penetrado en el Rey de la Muerte por cuarta vez.
"Solo... ¡tres disparos más!"
"No puedo, Milly... Deja que descanse un rato."
"¡Haa...! ¡Haa...! V-Vale..."
Teletransportándonos lejos del Rey de la Muerte, tomamos un descanso. Milly tenía la respiración acelerada. Comprobé su estado con tasación mágica y su poder mágico estaba en tan solo 100. No era de extrañar después de teletransportarnos sin parar usando al mismo tiempo tasación mágica. El teletransporte usa unos 20 puntos de poder mágico, y tasación mágica, otro tanto (al menos en mi caso). Pero el estado mental de Milly era diferente al mío, era inestable. Y debido a eso probablemente su consumo mágico sea mayor ahora mismo.
"Bebe."
Le pasé una poción de recuperación mágica (grande). Era la primera vez que ella tomaba una, pero la aceptó sin rechistar y tomó un sorbo.
"Zeff, esto está muy amargo..."
"Aguanta y bebe."
Me miraba mientras bebíamos la poción por turnos. Al parecer, era más amarga para un paladar de niña. Cada vez que bebía, vertía un poco fuera del frasco, que caía por la comisura de su boca hacia su cuello. Qué desperdicio...
Pero no me quejé. La capacidad de regeneración del Rey de la Muerte iba a activarse pronto. Yo ya había recuperado todo mi poder mágico. Tras comprobar el estado de Milly con tasación mágica, su poder solo se había recuperado hasta la mitad de su total.
"¿Quieres beber otra?"
"No, estoy bien..."
Se rascó una mejilla y empezó a meditar. Todavía era una niña. Debió de haber empezado a prepararse antes que yo.
Activé Cuadrado Temporal y conjuré Amplificador Mágico dos veces. Ahora solo tenía que disparar Cero Rojo.
"Está bien."
Puede que solo estuviese preparado al 70% para atacar sin Milly. No era suficiente pero tampoco podía dejar que el Rey de la Muerte empezase a regenerarse.
"Oh, Dios de la magia escarlata, creador del sistema que reparte el conocimiento y la verdad por todo el mundo..."
Mientras pronunciaba el conjuro, me alejé tanto como pude para lanzar Cero Rojo y acertar. Milly me siguió. Le di una señal con la mirada y ella asintió.
"¡Cero Rojo!"
Con el quinto disparo de Cero Rojo, cuando las cuchillas atravesaron al Rey de la Muerte, una luz apareció en las cuencas de sus ojos.
Su corona se quebró y cayó al suelo, revelando un tercer ojo en su frente. Su capa roja se volvió negra, y su báculo se abrió en dos, revelando una guadaña. Su apariencia era como la de La Parca, sujetando con ambas manos el báculo ahora convertido en una hoz.
"Ha entrado en modo final. Debería haberte avisado, pero al luchar contra un jefe, cuando ya lo has dañado lo suficiente, activa esto. Su poder se triplica en esta forma. Por todo lo que quieras, asegúrate de esquivar sus golpes ahora."
"S-Sí..."
Oh, esto no va bien... ¡No vuelvas a venirte abajo, Milly!
"Estaremos bien, mientras no nos alcance. No hemos estado seguros en ningún momento, y hemos logrado llegar hasta aquí. No moriremos hoy... probablemente."
Sonreí a Milly para apaciguar su temor, ella me devolvió la sonrisa tímidamente. Compañera, ¿qué pasa con esa cara que has puesto?
*KATATATA* Cuando el Rey de la Muerte terminó su transformación, avanzó hacia nosotros... Yo estaba meditando mientras hablaba con Milly, porque aún no me había recuperado del todo.
"¡Está aquí!"
Más rápido que antes, el Rey de la Muerte daba fuertes pisadas en el suelo mientras nos acechaba. Milly se puso en guardia. El Rey de la Muerte blandió su hoz y empezaron a salir destellos negros de ella. Eran como balas de luz similares a una Bola Negra, pero con el poder de un jefe. Tenía una fuerza aterradora. Me estaba apuntando a mí, no podía evitarlo, me iba a dar.
Y me dio, pero...
Con un brazo alzado, generé una Pared Blanca, que anuló la magia negra del jefe. Los hechizos de tipo pared tienen un efecto completamente diferente dependiendo del sistema al que pertenezcan. Pared Blanca puede bloquear todos los tipos de magia mientras sean hechizos primarios.
Sin embargo, el Rey de la Muerte ni se inmutó, y volvió a blandir su hoz a mi izquierda. En ese momento, Milly se distanció cinco veces más, pero no fue por miedo. Cuando el Rey de la Muerte entra en modo final, su rango de ataque incrementa. Ella estaba justo en el límite. Estaba perfectamente segura de lo que hacía.
Yo continué bebiendo ruidosamente la poción de recuperación (grande) y empecé a meditar.
"¡Solo nos quedan 21.000!"
Parece que fue capaz de recuperarse un poco. El poder de un Cero Rojo a máxima potencia era de unos 15.000 puntos, así que aún tendría que disparar dos veces más.
Mientras que Milly se ocupaba de escapar, yo iba haciendo Pared Blanca cada vez que el Rey de la Muerte nos lanzaba bolas negras. No iba a poder recuperar del todo mi poder mágico. Pero como estaba ahora, estimé que estaría a un 80%.
El enemigo ya estaba debilitado, no sería necesario lanzar el siguiente Cero Rojo a máxima potencia, ¿no? Me dispuse a intentarlo.
Indiqué a Milly que iba a hacerlo, luego nos retiramos a la distancia adecuada. Activé Cuadrado Temporal y... abreviando el conjuro...
"¡Cero Rojo!"
El sexto disparo. Las cuchillas rojas perforaron su garganta, haciendo agonizar al Rey de la Muerte.
"¡Le faltan 10.000...!" murmuró Milly.
Aunque hubiera bajado poco, si lanzaba el siguiente a máxima potencia ya terminaríamos con él. Comencé a meditar mientras bebía pociones de recuperación. Le pasé también pociones a Milly para asegurarme de que pudiera teletransportarnos sin que el Rey de la Muerte nos alcanzara. Ella me miró con cara de asco. Qué chica tan delicada...
"Milly, si no lo bebes, nos arriesgamos a que te quedes sin magia en un momento de emergencia. Deberíamos evitar ese tipo de situaciones si no queremos morir. Sé que es difícil ajustar la distancia mientras te teletransportas, pero..."
Dije eso porque sabía que iba a provocarla a la par que motivarla.
"¡No es difícil!"
Picó el anzuelo. Me quitó el frasco que tenía yo y empezó a tragar todo su contenido. *PUAAJ* Tenía lágrimas en los ojos.
No pude evitar sentirme un poco mal por lo blanda que era Milly...
Vinieron más bolas negras hacia nosotros y las paré con Pared Blanca. Antes de que la hoz nos diese, Milly me cogió de la mano y nos teletransportó. La distancia y la posición del Rey de la Muerte, que nos había perdido de vista, era perfecta. Milly me miró con una cara como diciendo "¿Qué te parece?" y le sonreí para que estuviera contenta.
Ahora era mi turno. Activé Cuadrado Temporal, conjuré Amplificador Mágico dos veces y...
"Oh, Dios de la magia escarlata, creador del sistema que reparte el conocimiento y la verdad por todo el mundo, ¡préstame tu fuerza! ¡Destruye al enemigo que tengo delante con tus torbellinos cortantes! ¡Cero Rojo!"
Fue un Cero Rojo a máxima potencia. Las cuchillas alcanzaron al Rey de la Muerte penetrando su cuerpo por todos lados, destripándolo y quemándolo entero. Viendo como el jefe paraba de moverse y se convertía en polvo, Milly me preguntó:
"¿Ya... hemos ganado?"
"Sí, hemos ganado."
Al mismo tiempo que el Rey de la Muerte desaparecía por completo, pude sentir una fuerza creciendo en el interior de mi cuerpo. Había subido de nivel. Y Milly probablemente también.
"¡Lo logramos! ¡Ajajajajajajajajajajaja...!"


Capítulo 19: Regreso

"¡Lo logramos~! ¡Lo logramos~! ¡Lo logramos~!"
Milly saltó encima de mí, botando arriba y abajo. Podía ver tanto excitación como felicidad en sus ojos. Le di unas palmaditas en la cabeza, y al hacerlo el brillo de sus ojos pareció calmarse un poco. Recuerdo la primera vez que derroté un monstruo como parte de un grupo de expedición, bebimos durante toda la noche para celebrarlo. La forma en que Milly se sentía ahora era completamente comprensible.
"Bien, pues..."
Escapé de los brazos de Milly y caminé hasta la zona donde el Rey de la Muerte acababa de desaparecer. Había un objeto brillante entre sus cenizas. Era un anillo.
"Un anillo de hueso de serpiente..."
Un jefe suele dejar artículos raros a menudo, cuyo efecto no se puede comparar con el de los que deja un monstruo normal. Tampoco su precio. Ese anillo de hueso de serpiente tenía casi el doble de valor que el que me dio Lydia. Qué suerte.
"¡Vaya! ¡Un anillo de hueso de serpiente!"
Mirando el anillo, Milly dejó escapar un grito de felicidad.
"¿Qué vas a hacer con él?"
"Lo venderé. No necesito dos iguales."
Saqué mi bolsa mágica y, cuando estaba a punto de poner el anillo en su interior, Milly me agarró la mano con las dos suyas.
"¡Y-Yo lo quiero!"
Pensé que diría eso. Sus ojos estaban llenos de ilusión desde hacía un rato.
"Está bien, pero que sepas que nos podría dar una gran cantidad de dinero."
"¡Pues te doy esto a cambio~!"
Milly me tendió un palo con un cristal azul en la punta. Era una varita de cuarzo, una varita que puede amplificar el efecto de la magia del sistema azul y además tiene un precio muy alto. Lo más probable es que tuviera tres veces el precio del anillo de hueso de serpiente.
"Milly, ¿sabes lo mucho que vale esto?"
"¡C-Claro que lo sé!"
Milly se sonrojó y me empujó la varita de cristal contra el pecho.
Pobre niña, no sabe lo que se hace. ¡Quédate con el anillo y dame esa varita!
Tal vez estaba un poco asustada o algo, pero sus ojos estaban un poco húmedos. Dejando escapar un suspiro, le extendí la mano y agarré la suya. Puso una cara de confusión, entonces sus ojos se abrieron como platos y soltó un sonido por la boca. *BUAAH* Coloqué el anillo de hueso de serpiente en su dedo, y su expresión se volvió alegre de repente. Ella comenzó a mirarme desde un montón de diferentes ángulos. Me pregunto por qué estaba tan feliz.
"Supongo que tener anillos a juego está bien. Aunque su rendimiento es algo básico."
"~♪"
No me está escuchando... Meh, da igual. Me siento como un viejo dando un juguete nuevo a su nieta. Nunca tuve hijos ni nietos, pero no me desagrada la sensación.
Le di unas palmaditas en la cabeza, mientras ella reía sin preocupación. *JEJEJE*
Ahora vamos a ver cuánto provecho hemos sacado del día de hoy.
Utilizamos nueve pociones de recuperación mágica (grandes). Cada una creada juntando cinco pociones de recuperación mágica, que tenían un valor de 1.000 rupias por unidad. Eso hacía un total de 45.000 rupias de gasto... Y ahora solo me quedaba una... Bueno, supongo que está bien para haber luchado contra algo de este nivel. Si no las hubiéramos usado, nos habríamos quedado sin opciones. El anillo de hueso de serpiente que nos dejó el jefe se lo quedó Milly, por lo que nuestros ingresos eran de 0 rupias... El balance era un total de –45.000 rupias.
El Rey de la Muerte era un monstruo que se presentaba en los pisos inferiores de un calabozo que hice hace mucho tiempo. Podríamos haberlo vencido fácilmente con una tercera persona. Sin la presión de tener que escapar todo el tiempo, podríamos haber vencido al jefe sin siquiera sudar. De hecho, el Rey de la Muerte es uno de los jefes más fáciles de matar.
Cuadrado Temporal parece tener más usos de los que pensé que tendría, y la fuerza de Cero Rojo multiplicada por cuatro es demoledora. Con esos disparos podría vencer a jefes inferiores de nivel 90 en un solo golpe. Bueno, para estar del todo seguro también necesitaría calcular la compatibilidad de mis atributos, el consumo de poder mágico y todo eso. Estoy ansioso por utilizarlo en el futuro.
Al imaginar mi fuerza después de entrenar toda mi magia al máximo, me reí de una manera inquietante. Milly que estaba mirando su anillo de hueso de serpiente también sonreía contenta. La risa espeluznante de dos niños reverberaba en todo el cementerio. Si otras personas nos hubieran visto en aquel momento, se habrían confundido, cuanto menos. Después de seguir así durante un tiempo, salimos de la iglesia abandonada.
De camino a casa...
Como no nos apetecía teletransportarnos más, andamos el uno al lado del otro comentando la batalla.
"¡Fue impresionante! ¡Cero Rojo es impresionante! ¿Qué más te falta para ser invencible?"
"Si tú lo dices... Es un buen hechizo pero hace que te quedes sin magia, así que no se puede usar a la ligera."
*JUJUJU* Me reí y Milly me golpeó en el hombro.
"¿Y qué hay de... Cuadrado Temporal, no? ¿No puedo usarlo yo también?"
Esperaba que me dijera eso tarde o temprano...
"Desgraciadamente, nadie más que yo puede usar Cuadrado Temporal... Milly, es un hechizo original que detiene el tiempo en el intervalo de lo que parece una fracción de segundo. La magia original puede transferirse mediante un pergamino, pero de ese modo se debilita. Y aunque fueses capaz de conjurarlo, probablemente sería tan débil que no llegaría a ocurrir nada cuando practicaras."
Y tampoco tenía tiempo de hacerle el pergamino...
"¿Entonces no me queda otra que desarrollar mi propio Cuadrado Temporal?"
"Los hechizos originales dependen en gran medida de su creador, nuestras diferencias hacen que no haya dos iguales. Yo creé Cuadrado Temporal porque tengo una gran obsesión por el tiempo. Lo más seguro es que tu personalidad no concuerde con él, en primer lugar. Así que dudo que puedas inventar nada parecido. Toma nota para un futuro."
Con suerte, me había entendido. Milly asintió para que yo continuara.
"Para crear hechizos originales, hay que forjar una compatibilidad de la magia con la persona durante años. En vez de tratar de imitar a otros, es mejor intentar crear algo que realmente quieras. Aunque ahora es un poco pronto para ponerte a crear tu propio hechizo original. Deberías empezar a hacerlo cuando seas mayor."
Xeniaxen: mi hechizo original sería de generación de pugs ^^
Acaricié la cabeza de Milly mientras decía eso.
"Juu~~ ¿Por qué siempre me tratas como una niña pequeña? ¿Cuántos años tienes tú, Zeff?"
Reaccionando a la pregunta de Milly, paré de mover la mano. Había hablado demasiado en un tono que no debía.
"¿No tenemos la misma edad? Ambos tenemos 13 años, ¿no? Si tú empezaste a desarrollar tu hechizo original hace varios años... ¿A qué edad empezaste a practicar la magia?"
"...No importa. Debo volver a casa pronto o si no, mi madre empezará a preocuparse..." huí de Milly mientras decía eso.
"¡Ahh! ¡Oye! ¡Espérame!" se teletransportó y pude sentir su voz detrás de mí. Me deshice de ella y activé teletransporte yo también.
Acabó persiguiéndome hasta Nanami. Bueno, por lo menos parecía haber vuelto a ser la Milly de siempre. Volvía a tener luz en la cara.
Ahora mismo, nuestro objetivo era ganar dinero. Quería comprarme una equipación cara, si es que encontraba alguna. También teníamos necesidad infinita de comprar pociones de recuperación. Por suerte, todavía me quedaban algunos accesorios de la caravana. No requería ir otra vez al mercado.
Aunque había una chica vendiendo armas... ¿Lydia? Noté que era muy buena comerciante. Hicimos un buen intercambio. Se le daba tan bien comprar como vender. No estaría mal verla otra vez. Me pregunto cuándo volveré a la ciudad comercial de Berita. Mientras pensaba en ello, llegué a Nanami.
Antes de que Milly me alcanzara, me teletransporté a casa. Estaba seguro de que no me seguiría hasta allí.
"¡Ya he vuelto!"
"Oh, bienvenidos, Zeff y Milly."
¿Qué leches...? ¿Milly...? Me giré y efectivamente la vi. Su expresión triunfal hablaba sola.
"¿Te quedas a cenar, Milly?"
"¡Sí~! ¡Gracias por la comida~!"
Estúpida idiota... Cenamos pronto los tres. Más tarde, después de haber sido avasallado con preguntas hasta tarde en la noche, alguien entró en mi habitación sin permiso y...


Capítulo 20: Lydia

Una semana después de la lucha contra el Rey de la Muerte...
Milly y yo continuamos yendo a diario a cazar en la iglesia abandonada. Limpiamos toda la zona lanzando bolas blancas sin pensar en nada más. Los jefes son una fuerza poderosa que suele tardar cosa de un mes en revivir, así que podíamos ir tranquilamente sin miedo a que apareciera. Sin embargo...
"Oye, Zeff... Estoy cansada de hacer siempre lo mismo..."
Milly pensaba que cazar era aburrido. Probablemente era porque no hacíamos más que lanzar bolas blancas.
"No quiero subir más mi nivel aquí, busquemos otro sitio, ¿te parece?"
Ciertamente, otra zona de caza sería más eficiente que esa, pero aquí podíamos cazar zombis sin temer por el Rey de la Muerte, y la falta de tensión hacía que fuera fácil tomar una siesta. Milly se quedaba dormida en cuanto la dejaba sola, y eso era aburrido. Desde que había llegado al nivel 25, ya no podía subir más.
"Vale, ¿pero crees que podremos encontrar otro sitio?"
"Tienes razón... No sé dónde puede haber sitios como este..."
Milly se quejaba como una niña pequeña mimada. Bueno, el Rey de la Muerte iba a revivir pronto igualmente. Tarde o temprano tendríamos que encontrar otra zona de caza.
"Separémonos entonces. Milly, tú te encargas de buscarla y mientras yo ganaré algo de dinero."
"¿Eh...?"
"Pondré un puesto en el mercado y venderé nuestros productos. Será más eficiente que solo uno de nosotros se quede vendiendo accesorios y comprando equipación, ¿no crees?"
"E-Es verdad... pero... esto..."
"Sé que puedes hacerlo con la varita de cristal."
"Eso no... ¡No, está bien! ¡Lo entiendo! ¡Iré a buscar zonas de caza yo sola! ¡Sin tu ayuda!"
Milly se teletransportó mientras decía eso.
Uhh, tengo que admitir que sin ella me siento un poco solo, pero necesita aprender a arreglárselas por sí misma, le va a venir bien coger un poco de confianza. Aunque si yo apenas conozco las zonas de caza de por aquí, encontrar una siendo de fuera será un buen entrenamiento incluso para alguien como ella.
Unos días más tarde, volví a la ciudad comercial de Berita. Fui a vender los artículos en mi puesto e incrementar nuestro fondo monetario. Cuando me hiciese con el oro suficiente, iría a  ver si encontraba algo barato que comprar. Luego visitaría a Lydia si tenía tiempo. Bueno, esa era la razón principal por la que quería ir.
Primero me instalé en la plaza principal. No me preocupaba que no me ofreciesen oro a cambio de mis cosas. La plaza del mercado estaba cerrada durante las vacaciones. Cuando finalmente encontré un espacio para mi puesto, mientras estaba cruzando la calle para descargar el equipaje...
"¡Uouououououo!"
Una chica se me cruzó de repente por un lado, e hizo que me tropezara accidentalmente. Noté algo blando, y mis cosas salieron volando por los aires. De algún modo, yo pude mantener el equilibro, pero la chica no lo consiguió y cayó al suelo.
"Auch..."
"¿Estás bien?" estaba a punto de decirle, pero cuando me agaché para ayudarla a levantarse me di cuenta de algo... ¿Hmm...? ¿De qué me suena...?
Era una chica de pelo azul recogido en una coleta con una camiseta blanca apretada que apenas cubría sus grandes pechos. Al estar en el suelo, su ceñido pantalón dejaba ver un poco la ropa interior de color blanco. Con ella, su carro con remates florales había caído tendido en el suelo.
"¡Lydia...!"
"Espera, si no recuerdo mal, tú eres... Mm... ¿Cómo te llamabas?"
Pensándolo bien, creo que nunca llegué a presentarme.
"Soy Zeff, Zeff Einstein. Estaba distraído mientras andaba, lo siento."
"¡Ah! Es verdad. Tiene sentido, yo nunca olvido a nadie, nunca."
Lydia recogió sus lentes y empezó a reír. *JAJAJAJA* Entonces, recordando de repente la postura en la que estaba, cerró las piernas.
"¿Me viste...?"
"Un poco."
"Ajajajja, ¡no me digas! ¿Viste mi ropa interior? ¡Eso se avisa, Zeff! ¡Debiste de alegrarte la vista!"
Bueno, tampoco fue nada del otro mundo... Vale, sí lo fue.
"Oh, espera, ¡se te ha caído todo lo que llevabas en la mochila! Rayos, date prisa. Te ayudaré a recogerlo."
Lidia empezó a coger las cosas dispersas en el suelo. *OYOYOY* Se apresuró en recogerlo todo de manera agitada, como era de esperar de un comerciante. Hablando de eso, Lydia debía de ser muy cuidadosa con su carro. Aun así, antes de chocar Lydia lo empujó hacia mí para protegerme.
Aparte de tener mis cosas tiradas por todas partes, yo estaba a salvo. Y ella, pese a haberse caído, tenía las cosas del carro intactas.
Aquí es donde se podría decir que sería necesaria la profesionalidad de un comerciante.

*FIUUU* Después de recoger todos los objetos de la bolsa mágica decidimos tomar un descanso. Hmm... ¡vaya! Ahora me fijo en lo alta que es Lydia. Siempre que hablo con ella tengo que mirar para arriba, o de otra manera no me escucharía. Bueno... Está bien, tampoco me importa.


“Pero, Lydia, pareces tener mucha prisa, ¿seguro que está bien que me ayudes?”

“Claro, de hecho esa tienda de ahí tiene una subasta en pociones de recuperación de energía, y está organizada por una famosa compañía, así que, probablemente, lo venderán rápidamente gracias a su popularidad. No iba a llegar a tiempo de todas maneras, no te preocupes por ello.”

“Ya veo. Ah, y no es que no esté agradecido por lo que has hecho. ¡Gracias!”  
Ella me puso los ojos en blanco, y se rió. *JAJAJAJ*
“¡Bien! No me molestan los necios honestos como tú que todavía están explorando el significado de ser un comerciante.”
No me pareció un halago. Lydia continuó, incluso después de ver mi compleja expresión.
“Zeff, no vives en Berita, ¿cierto? Entonces, ¿por qué motivo has venido aquí, hoy? ¿Has venido hasta aquí solo para verme? ”
Dio justo en el clavo con su última declaración. Lo que le contestara no tenía por qué ser negativo.
“Pues, dado que me ayudaste una vez antes, esperaba que me pudieras volver a echar una mano.”
Era un poco embarazoso, pero debería responder honestamente en momentos como este. Para ganar dinero, sería más eficiente que fuera amigo de Lydia, quien es una excelente comerciante.
“¿De verdad? Estoy orgullosa de haberte sido de ayuda. ¿Entonces también vas a abrir una tienda?”
“Ah, sip. Necesito hacer algo de efectivo en este momento, pero en Nanami no hay una plaza del mercado.”
“Jojojo, ¿necesitas algo de dinero...? Entonces, ¿por qué no le pides ayuda a la gran Lydia?”
“¿A ti?”
“Si necesitas ayuda económica, solo déjaselo a Lydia. Soy la mejor, ya lo sabes.”
Dijo mientras cruzaba sus brazos haciendo sus ya enormes pechos parecer todavía más grandes, mientras ponía una sonrisa hechizante.
“¡Solo cuéntale a Lydia lo que necesitas!”

(NT: en esta última parte, en la versión original, Lydia habla en tercera persona refiriéndose a sí misma como "Onee-san")




  Anterior  |  Lista de capítulos  |  Siguiente  


7 comentarios:

  1. Muy buena me gusta mucho estar novela negra encanta 100 estrellas para ustedes del stuff (*,*)//******************........etc.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los nuevos capítulos de esta entretenida novela, su esfuerzo siempre se agradece. Por cierto, en la nota aclarativa se menciona que Lydia lo llama a Zeff "querido" cuando en realidad dice "Onee-san" y mencionan que significa "hermanito", no estoy seguro si fue un error de tipeo, de los traductores a ingles (gringos) o hubo alguna condición, pero respectivamente "Onee-san" significa "hermana mayor" (no necesariamente hermana real, también a se usa para referirse a una joven/chica mayor), "hermanito" se dice "Otouto" (no estoy 100% seguro si así se escribía) y en cuyo caso "Querido" sería "Anata" (igualmente no estoy al 100% seguro si así se escribía, además de que creo que hay otras formas de decirlo). Bueno eso es todo, solo quería hacer la observación (lo siento por la extensión). De nuevo, gracias por su esfuerzo.

    ResponderEliminar
  3. Junto con Re: monster, mis novelas favoritas espero que sigan sacando mas capítulos de ambas :-) y sobretodo, muchísimas gracias por los capítulos, algunos valoramos mucho lo que hacéis para traernos las novelas y os lo agradecemos mucho, seguir así!! :-) :-) :-)

    ResponderEliminar
  4. han pasado 84 años desde que publicaron :u

    ResponderEliminar