Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

martes, 19 de enero de 2016

WCC - Capítulo 17


Sobre los avisos que hemos recibido de que hay alguien que ha tomado la traducción de las series de Re:Monster y World Customize Creator (https://novelaligeras24.blogspot.com), simplemente no se preocupen. Él traduce por su cuenta y no ha robado nada nuestro (no como los de la otra vez XD).

Como sea, espero traer novedades la semana que viene, solo diré eso.

-Xeniaxen


Novela original en japonés por: ヘロー天気 (Hero Tennki)
World Customize Creator

Traducido por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder



Capítulo 17: La vida de un soldado en su día de descanso

Atardecer...
En uno de los pisos superiores del Palacio de Volance, en la alcoba de un soldado, Yuusuke jugueteaba con algo pequeño en su habitación. Con su habilidad de personalización, aplicó un efecto de recuperación y un efecto de tranquilidad a su pijama, y eso le permitió despertar temprano y acortar sus horas de sueño.
Así lo había hecho durante los últimos días, había estado fabricando accesorios personalizados como rutina diaria durante las primeras horas de la mañana.
“Hmm, como sospechaba, cuanto más claras son las gemas, mejores son las mejoras.”
Usando su sueldo, compró piedras preciosas para crear anillos y pulseras con efectos especiales con su habilidad de personalización. Quería estar preparado para poder adaptarse a las diferentes situaciones en las que pudiera encontrarse. La diferencia en el valor de los objetos con efectos especiales era varias veces mayor que el los anillos baratos que compró en la tienda de cerca de la torre de observación hace 8 días.
Para ocultarlo a los aristócratas, Violet y sus subordinados les dijo que se necesitaba mucho tiempo para hacer un solo objeto con efecto especial.
Gracias a su habilidad, la vida de Yuusuke en palacio era generalmente pacífica y tranquila.
Tras la exitosa misión de la fortaleza, donde eliminaron inesperadamente a un equipo entero de élite de Blue Garden, la llamada «Princesa Infantil» y su grupo causaron malestar y conmoción entre las diferentes divisiones de las élites de palacio .
En particular, el nombramiento de Yuusuke causó que los candidatos a prometido de la Princesa Violet desconfiasen de él, por ser tan sospechosamente suertudo. Además, al ir acompañado por sus hombres que no tenían talento hizo levantar aún más sospechas, llegando a poner en duda  su lealtad.
La política del Rey Esvobus era evitar una guerra a gran escala, así que realmente no había ninguna oportunidad de conseguir una reputación tan rápido ni obtener tal hazaña de valor.
A modo de protesta por las repetidas provocaciones de Blue Garden, hubo gente en el funeral de las víctimas que se manifestó a favor de una guerra, pero debido a la falta de información sobre Yuusuke, el usuario de artes divinas que parecía haber aniquilado al enemigo, la cantidad de gente que participó en la rebelión fue escasa.

Mientras tanto, descontentos con que Yuusuke tuviera la hazaña de valor, los candidatos a prometido de Violet fueron a tomar testimonio de los miembros del Cuerpo Oscuro con respecto al incidente de las dagas que les había dado el Capitán Yuusuke y tenían un increíble rendimiento.
Solo sosteniéndolas ya sentías que te habías vuelto más fuerte, tu cuerpo se volvía más ligero y tus artes divinas también se potenciaban, aunque su aspecto era el de una daga ordinaria. Vermeer llevaba esta daga en un ensayo de artes divinas y produjo una bola de fuego 1,5 veces más grande que de costumbre.
Fueron muchos los que se le acercaron para conseguir esa daga, pero Vermeer y su equipo se negaron educadamente, diciendo que ese artículo les fue confiado solo a ellos por su querido Capitán. Y a fin de evitar los celos, para no meterse en problemas en el futuro, les dijo de forma muy astuta que si querían una, fueran a negociarlo con su Capitán.
Pero ante tal situación, Yuusuke lo consultó con Violet y Krilov para elaborar un plan. Reajustando las estadísticas de los 4 anillos que habían usado para subir y bajar de la torre de observación, les dio uno a cada uno de los 4 capitanes de los cuerpos reales: el anillo de artes ígneas, el anillo de artes acuáticas, el anillo de artes terrestres y el anillo de artes aéreas.
Cada uno diseñado específicamente para adaptarse a los distintos tipos de artes divinas, estos anillos poseían la capacidad de amplificarlas más incluso que las dagas de Vermeer y su grupo.
Krielov se puso el anillo de artes ígneas y puso a prueba su propia habilidad con el fuego. Normalmente cuando hacía arder su lanza había una llama vacilante alrededor de la lanza, pero con el anillo de artes ígneas el fuego parecía concentrarse más en la lanza; tenía el aspecto de una lanza llameante en vez de una lanza en llamas.
El espectáculo de la lanza llameante se convirtió en el centro de atención para los soldados, quienes lo observaban maravillados. Mientras tanto, Krielov habló de ello a Yuusuke.
“Me encataría que pudieras hacer estos anillos para mis subordinados también.”
“Podría... Pero no tengo mucho tiempo libre entre las misiones, y lleva bastante trabajo hacerlo...”
Esto produjo que hubiera un entendimiento mutuo entre los soldados; si querían tener un anillo de Yuusuke, no debían distraerlo. Como resultado, tanto en el palacio como en la ciudad, casi nadie se atrevía a molestar a Yusuke.
Aunque hubo algunas excepciones. En primer lugar, no había muchas maneras de molestar a Yusuke.
“Eh, Yuusuke. ¿Me haces uno de esos anillos?”
“Todavía no. ¿No deberían ser los vicecapitanes los siguientes en la lista? O eso creo.”
De camino a los comedores, casualmente se encontró con Hivodir en el pasillo, que también iba hacia allí. Se limitó a decirle a Hivodir que el proceso de fabricación era muy largo.
“La cola de espera está en unos 50 días.”
“Pero si yo estuviera en los cuerpos divinos sería un soldado de élite, y dentro del palacio mi rango nobleza supera con creces al de los capitanes.”
“No lo sé, y no depende de mí.”
Siendo amigo de su alteza Violet, por no hablar de haber sido promocionado como un héroe, el capitán de los Cuerpos Oscuros ya estaba en la misma posición que los otros 4 capitanes de cuerpos divinos. Mientras que la mayoría de los caballeros reales no osaban acercarse a Yuusuke, tuvo que encontrarse con el peor que podía encontrarse, Hivodir, que era la única persona que tendría el descaro de acercarse a él.
A su manera, por la carga de ser del linaje de una familia noble de alto rango, tenía el complejo de no ser lo suficientemente fuerte, y sentía que sus artes divinas puras no eran suficiente. Cuando vino aquí, quería compensar eso de otra forma y cambiar su estatus.
Pero alguien como él había sido el único que se había acercado a Yuusuke, aunque no se dio cuenta de que había usado el nombre de su familia y su herencia como táctica, y solo percibió que había sido una pérdida de tiempo.
“Bueno, yo esperaba el mejor equipo... apropiado para mí.”
“Err... ¿No vas al comedor?”
Mientras Yuusuke e Hivodir entraban en el comedor, Hivodir de repente puso la mano sobre la espalda de Yuusuke, este volvió la cabeza hacia atrás y lo miró. Hivodir le dijo con una sonrisa asesina:
“Por la mañana tomo el desayuno en mi casa de mis padres.”
El camarero que venía de frente empujando el carro de comida trató de pasar entre ellos. A Yuusuke le llamó la atención y pensó que era interesante.
“¡T-Tú! Mira por dónde vas, pringado.”
“Oh, oh, oh, lo siento mucho! ¿Les he dado?”
Hmm, qué tipo tan sorprendentemente interesante.

• • •

Por la tarde...
Como de costumbre Yuusuke fue a saludar a sus subordinados en la sala de descanso de los soldados de los cuerpos divinos. Unos días atrás, cuando Violet trajo Yuusuke a visitar este lugar, el ambiente en general parecía el de una taberna, ahora se había transformado en una habitación amueblada no inferior a las cámaras de reposo de los caballeros reales.
No había decoraciones lujosas demasiado caras, pero pusieron un sofá especial y mesas que no se podían encontrar en los pisos superiores.
“Oh, viene el Capitán.”
“Gracias por su trabajo, Capitán Yuusuke.”
“Sip. ¿Hoy solo estáis vosotros dos? ¿Dónde están los otros?”
“Isotta tiene el día libre, y el viejo Vermeer está fuera patrullando.”
Shahid se encontraba actualmente en los campos de entrenamiento realizando su preparación personal. Aunque dentro de la sala de descanso no solo había subordinados de Yuusuke, sino que también había otros grupos diferentes de soldados de los cuerpos divinos, y la mayoría de ellos no dudó en intercambiar diálogo con Yuusuke, a diferencia de los caballeros reales.
“Señor Capitán, ¿podría volver a producir esa bebida con sabor a frutas, por favor?”
“Perdone que le moleste, pero la lámpara se ha roto... ¿Usted sería capaz de arreglarla?”
“Señor Capitán, la ropa interior que me dio... ¿podría hacerla una talla más grande de pecho?”
Como de costumbre, los soldados se acercaban a él porque tenían cientos de peticiones. Con el pretexto de cumplir con sus subordinados, Yuusuke iba con frecuencia va a la sala de descanso. Reparaba y personalizaba el mobiliario de la habitación, ajustaba el sabor de los distintos vinos de fruta, y así profundizaba su amistad con los soldados.
De hecho, era su misión observar a la gente común, escuchar lo que decían, e informar de ello a Violet. También se enteraba de los diferentes chismes e historias de los soldados que iban a patrullar por la ciudad. Desde historias interesantes a historias deprimentes que le hacían fruncir el ceño; escuchaba una variedad de historias distintas.
Una historia de terror sobre un fantasma real cuyo cuerpo había sido enterrado en la cárcel bajo la ciudad, una historia sobre un hombre que se había mojado los pantalones cuando llegó a la parte superior de la torre de observación... También había historias graciosas como esa.
“Capitán, ¿vas a la ciudad hoy? ¡Llévame contigo!”
“Err, Fonke, es que siempre voy a la dirección de la torre de observación, y hoy quiero explorar un lugar diferente.”
Respondiendo a las peticiones de los soldados, Yuusuke le entregó a Fonke el licor de frutas personalizado. El grupo de alcohólicos hizo un sonido de “Uoooh” y se fueron a toda prisa de la sala de descanso.
Viéndoles con esa actitud, fue increíble como la cara de Aisha cambió de asombro a enojo en cuestión de segundos. Ya era la cuarta vez que le regañaba.
“¡Capitán!”
“Juu~”
Por no escucharla, Yuusuke también corrió lo más rápido que pudo por el pasillo.
Salió de palacio sin un carro, haciendo uso de su anillo que mejoraba el movimiento, y comenzó a correr hacia el distrito plebeyo. Había mejorado todas las prendas de su uniforme del Cuerpo Oscuro con efectos especiales de defensa: guantes, cinturón, botas, y demás, incluso los anillos, las pulseras, etc.
Tapado con un manto, llegó hasta las calles del distrito de clase media como una sombra, como una ráfaga repentina hecha por un usuario artes divinas. La figura del Héroe de la Fortaleza Gearhawk circulando oculto por la ciudad ya era algo habitual.
Hmm, vamos a ver, hoy me dirigiré a los ranchos de morph.
Para mayor comodidad, Yuusuke se guió por el sol que salía del este, y comenzó a caminar hacia el noroeste de la ciudad. Era el sentido opuesto exacto de donde la torre de observación se alzaba. Y la Fortaleza Gearhawk se encontraba al oeste. El pueblo de Rufk estaba un poco al sur, hacia el este.
En el lado oeste de la ciudad había hectáreas de ranchos, pero debido a las actividades de Blue Garden, recientemente se producían apariciones de fieras y monstruos que lo destrozaban todo, por lo que se había planificado su reubicación en el norte o en el lado este de la ciudad.
Yuusuke caminaba por las calles del barrio plebeyo cuando de repente vio una cara conocida y detuvo su marcha.
“¡Isotta!”
En lugar de su traje normal de soldado, Isotta llevaba ropa casual de calle. Iba trotando con una bolsa abrazada en el pecho que le cubría la mitad de la cara. Los ojos de Yusuke comenzaron a seguir sus movimientos mientras pensaba que realmente no parecía un soldado, sino una chica normal.
Isotta, con esa bolsa, no se dio cuenta de Yuusuke. Salió de la multitud por un callejón que conducía fuera de la ciudad. Por alguna razón, Yuusuke lo encontró extraño y la siguió a un ritmo más lento. Las zancadas de Isotta eran pequeñas por muy rápido que andase, Yuusuke caminaba normal para seguirla.
Después de salir del oscuro callejón, llegó a una esquina donde vivían los desvalidos, era el barrio marginal de la ciudad. ¿Qué hacía una chica como Isotta con los desvalidos? Yuusuke, preocupado por ella, entró en la calle sin pensarlo.
Cuando los residentes vieron aparecer a Yuusuke, el caballero de la realeza, entraron en pánico y se encerraron dentro de sus casas. Algunos se escondieron en los callejones laterales, chocando y empujándose entre ellos. Por la reacción de esta zona, parecía que los usuarios divinos no eran bien vistos por los que vivían en la zona exterior de la ciudad.
Así que esta es su reacción al ver un soldado... Seguro que es debido a los criminales que ha habido entre los usuarios de artes divinas, que han cogido a los desvalidos como víctimas... Es normal que estén asustados.
Por eso los soldados casi no hablan de los desvalidos...
A Yuusuke se le ocurrió usar su pinganillo para preguntar a Isotta dónde estaba, pero lo dejó estar cuando la vio entrando en una casa.
En lo que se acercaba, pudo ver a una desvalida saludando a Isotta con normalidad. Con su cambio de aspecto de soldado a chica normal, parecía tener una conversación amistosa con alguien conocido. Luego desvió la mirada tímidamente, y siguió el camino lateral del domicilio.
“Hmm.”
La pequeña casa unifamiliar donde Isotta había entrado estaba hecha de piedras cuadradas y madera. Yuusuke se acercó a la parte delantera de la casa, y oyó algo extraño dentro.
“¿Vas a salir de nuevo? Podrías tomártelo con más calma, Isotta.”
“Sí... pero no quiero quedarme atrás en el entrenamiento... No quiero ser una carga para mis compañeros.”
La tartamudez habitual de Isotta se filtró por debajo de la puerta de trapo de la casa. Cuando vio al Capitán Yuusuke, hizo un salto repentino.
“¡Hola, Cap-Capitán!”
“Ey.”
“Ermm... ¿Q-Qué hace usted aquí?”
"Bueno, paseaba por la ciudad y no sabía adónde ir... Y vine aquí con un propósito.”
Yuusuke quería decir que había ido hasta allí con el propósito de vigilar que no le ocurriese nada, pero al decirlo, Isotta lo malinterpretó y empezó a dar explicaciones.
“¡N-No es lo que parece! ¡No era mi intención ocultarlo! A-Al tener el día libre... Pensé que no habría problema.”
“Eh, cálmate, cálmate. No tengo ni idea de lo que está pasando aquí.”
“¿...Qué ocurre, Isotta?”
La voz parecía diferente a la voz del hombre que había escuchado hacía un momento. Un joven robusto con el pelo blanco salió de otra puerta de trapo, con la cabeza y el cuerpo vendados. Detrás del joven había dos ancianos, un hombre y una mujer, que miraban con ansiedad hacia ellos. Los ancianos también eran desvalidos, ya que su pelo era blanco.
El joven de las vendas se quedó sin aliento con una expresión convencida en el momento en que vio a Yuusuke.
“Tú eres el Héroe de Gearhawk.”
Puso una sonrisa intrépida al decirlo.


Traducido al inglés por: Lunaris
Traducido al español por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder


6 comentarios: