Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

viernes, 29 de enero de 2016

Re:Monster - Días 111 y 112


La imagen de hoy es de Herrera-san (Emily Furado), espero que les guste~

No sé qué más decir así que pasamos directamente a la chicha XD

EDIT: Oh, olvidé decir que gracias a los 2K seguidores que tenemos en Facebook... sabía que olvidaba algo jaja pero tenía el profesor al lado cuando publiqué ayer.

-Xeniaxen



Novela original en japonés por: 金斬児狐 (Kanekiru Kogitsune) 
-RE:MONSTER-
Volumen 3 - Capítulo 13


Traducido por: Xeniaxen
Revisado por: Rounejo



Día 111


Hoy me enteré de que Herrera-san y Alquimista-san también obtuvieron [Profesión – Madre Santa de Niño Demoníaco]. 

A diferencia de una [Profesión] normal, esta se da cuando se cumplen las condiciones. Parece ser un tipo de [Profesión] que requiere cierto tiempo antes de estar disponible. 

Al parecer no es tan fácil de obtener, dar a luz a un niño demoníaco parece ser solo una de las condiciones. En cualquier caso, tampoco está muy claro cuánto tiempo se requiere antes de poder adquirirla. 

Sin embargo, lo dejaré para estudiarlo en un futuro. Todavía no entiendo del todo este mundo, con que así se queda por ahora. 

Después de terminar el entrenamiento matutino habitual, volvimos a la posada para tomar el buen desayuno basado en carne que nos sirvió la dueña. Era una señora de más de 50 años, pero todavía mantenía su hermosa y bien formada figura. 

En la comida, en comparación con la de las hermanas, se notaba la brecha de edad entre ellas y la experiencia que la hacía más deliciosa. Huelga decir que, justo después del entrenamiento, todo el mundo se llenó de energía y vigor. 

Quería disfrutar un poco más del sabor de la comida, pero teníamos que continuar con la misión de escoltar a Principesa a Capital Real sin más demora. No podíamos distraernos. Pero tengo la intención de volver aquí cuando se preste la oportunidad. Así, partimos con un ligero pesar. 

Dada nuestra decisión de salir hoy, pasamos un tiempo reuniendo suministros, hasta que se hizo de día. 

Después, almorzamos cuatro cosas y nos dirigimos a la entrada. 

Según lo que contó Caballerito, el proceso de dejar la ciudad-laberinto de Purgatory parecía ser más problemático que en la mayoría de las otras ciudades. 

Aun así, ya me lo esperaba. Había que pasar por un largo procedimiento para determinar si cada objeto mágico específico era de nuestra propiedad o robado. 

Por suerte, todo el proceso solo nos demoró aproximadamente veinte minutos. 

Para ser sincero, guardé todas mis cosas en mi inventario, que era indetectable desde fuera. Así que todo fue bien, naturalmente. 

Ah, cierto, tuvimos que disfrazar a Principesa, para ocultar más o menos su obvia aura noble. A partir de ahora, todavía no había sido presentada como miembro de la familia real. Estaba bastante claro que la ciudad-laberinto recibía ayuda del Reino. 

Los porteros no se atrevían a involucrarse con la nobleza extranjera, pero el trabajo que hacían era muy eficiente. Eran bastante buenos, hombres de bien, aunque un poco serios. Puede decirse que eran muy pocos los que se atrevían a desobedecer a quienes estaban al mando. 

El único problema que surgió fue cuando sugerí a Principesa en broma que debía recompensar al guardián dejando que le besara la mano. Principesa se puso muy nerviosa en un primer momento, pero se recompuso poco después, negándolo. 

Bueno, supongo que puedo entender su situación. Pero pensándolo un poco, en realidad ella era muy similar a una niña normal. Por eso, a menudo me encontraba a mí mismo pensando en ella como mi sobrina. 

Salimos de la ciudad-laberinto sobre las 10h o las 11h de la mañana. 

Si nos movíamos tan rápido como de costumbre, llegaríamos a nuestro destino más o menos en un día. Pero hoy decidí viajar a un ritmo más lento. 

La causa de ello era que Principesa estaba con nosotros, y me preocupaba aprender nuevas habilidades delante de ella. Mandé a mis clones a explorar los alrededores, ya que yo tenía otros asuntos que atender. 

En medio del paisaje, el carro avanzaba rodando lentamente por el camino. Algunos de mis hijos saltaron a mi regazo, cogí en brazos a Auro y Argento, que se estaban peleando, y se pusieron contentos. 

Además de ellos, Principesa volvió a subirse a mi hombro. Después de ciertos incidentes un tanto peligrosos, empecé a permitírselo por razones de seguridad. Aparte de eso, a Principesa parecía gustarle estar allí. 

Solía sonreír sarcásticamente y me tiraba de los cuernos cuando quería algo. 

Por lo general, se trataba de “haz esto” y “haz lo otro”. Ella tiraba de mis cuernos y yo le preguntaba qué quería. 

Una vez hasta me pidió que cantase una canción... Y, bueno, como no tenía nada más que hacer en ese momento, activé mi [Profesión – Trovador]. Como resultado, lo que fuera que canté me salió con una hermosa voz que nadie creyó que viniera de mí viendo la pinta que tengo. 

Elegí una canción de este mundo llamada «Encanto de Isherundo». Pelirroja y Principesa me la habían enseñado. 

Con varias melodías ligeras y canciones a todo volumen, descendimos de las tierras altas. 

Al estar tan cerca de Capital Real, nos cruzamos con muchas personas. Naturalmente un grupo como el nuestro atraía cierta atención. 

Hubo varios comerciantes que incluso fueron lo suficientemente audaces para ofrecernos sus productos. Estando yo, no había ningún peligro real en curiosear entre sus mercancías por un momento. 

Luego un pequeño monstruo parecido a un pez se interpuso en nuestro camino. Al parecer, era raro y bastante valioso. Parecía inofensivo si no te acercabas a él. 

Principesa me indicó cómo matarlo sin estropear nada de él. 

Fue pan comido, no era en absoluto una criatura peligrosa, aunque Principesa se entusiasmó al verme acabar con él. Mientras luchaba, escuché como me animaba haciéndose la chula y dando voces. 

Oh, bueno, siempre y cuando no se meta en problemas, que haga lo que quiera. 

Aparte de eso, hoy no sucedió nada más realmente, así que contaré brevemente lo que les pasó a los otros grupos que se separaron de nosotros antes. 

Ogakichi-kun y el grupo de Asue-chan actualmente se encontraba conquistando un calabozo subterráneo llamado Dosis. A diferencia de la mazmorra que dejamos atrás en la ciudad- laberinto de Purgatory, Dosis se encontraba en la ciudad-laberinto de Grifos. 

“Acabamos de entrar a conquistar Dosis, todavía no ha pasado nada. Prometo que la próxima vez que nos veamos habré evolucionado.” 

Las últimas palabras de Ogakichi-kun zumbaron en mis oídos. 

Al pensar en ese luchador compulsivo, sonreí emocionado. Me encanta la gente tan apasionada como él. 

En el tercer grupo estaban Supesei-san y Burasato-san. Partieron en búsqueda de los libros mágicos llamados «Grimorios» que no se podían leer sin cierto nivel. Solo quienes cumplían los requisitos eran capaces de aprender sus conjuros mágicos.[1]

Aparte, las chicas también querían comprar espadas demoníacas de renombre. 

Nada de esto era barato, pero atracando a algunos bandidos que se encontraron intentando secuestrar esclavos elfos, eso no fue un problema para ellas. 

Por lo que escuché, utilizaron rehenes vivos, lo que resultó ser ciertamente eficaz. 

No me había dado cuenta de que Supesei-san tenía tantas veces más poder mágico que yo en mi forma de ogro. Ese hecho era ahora evidente. 

Incluso durante nuestras guerras con el Imperio Kirika, el poder de ataque de las habilidades de Supesei-san superó fácilmente el de casi trescientas personas. 

Si evolucionando aumentaba aún más el nivel de su poder mágico, su habilidad aumentaría inimaginablemente... Aunque, parece que con su habilidad aún no consigue del todo localizar los libros mágicos. 

En este caso, los bandidos lucharon contra Burasato-san sola. La batalla resultó en una masacre literal. Probablemente ni siquiera tuvieron tiempo para lamentar su decisión. En los combates cuerpo a cuerpo, Burasato-san usaba sus dos [Espadas de Sangre] como algunos Berserkers. 

La magia destructiva a gran escala de Supesei-san combinada con los magos a quienes ella entrena, también eran muy eficaces después. 

Además, pareció ser que los hobgoblins y los elfos habían estado entrenando contra pequeños grupos de bandidos que solo atacaban a presas más débiles. 

Una vez terminaron, utilizaron los cuerpos para leña. Este grupo en particular era bastante brutal, aunque esos bandidos merecían la muerte de perro que recibieron. 

El cuarto grupo hizo todo lo posible para mantenerse al margen. Me hablaban sin respeto y eran bastante desagradables. El grupo constaba de dos ogros, un hobgoblin, dos hombres tigre, dos dragonoides y tres humanos. Todo el grupo estaba formado por individuos de bajo rango y no eran realmente importantes en general. 

Al final, el hobgoblin fue elegido por su capacidad de liderazgo en lugar de sus habilidades físicas, sobre todo porque el resto del grupo estaba formado por combatientes que destacaban en físico pero que solo hablaban con sus puños. 

En pocas palabras, el grupo dejó de lado el concepto de que «el más fuerte lidera al más débil». 

Fue una muy buena prueba para ver si podían gestionarse ellos mismos. Mandarlos juntos en un largo viaje les obligaría a cooperar si querían volver. No esperaba que comieran del mismo plato, pero era necesario que reconocieran a sus aliados y fueran capaces de confiar los unos en los otros. 

No intervendría si los musculitos decidían hacerse cargo del grupo, pero si lo hacían, a su regreso no recibirían palabras amables por mi parte. En mi mente, estaba bastante harto de su actitud. 

El quinto grupo incluía cinco ogros, dos humanos, el kobold samurai y un centauro. Envié a este grupo a investigar sobre semillas de plantas y otras técnicas de agricultura. Su líder era Dodome-chan. Ella era perfecta para recopilar información, así que no me preocupaban demasiado. 

Inmediatamente después de salir del bosque, el equipo se dividió en varios equipos menores y ya hizo averiguaciones muy importantes. 

Quería decirles que no trabajasen en exceso y que siguieran nuestro ritmo. Tengo la intención de recompensarlos bien a su regreso. Esto demostró que nuestro asentamiento tiene otro líder capaz de dirigirnos. 

Por el momento, todos ellos parecían ser capaces de arreglárselas razonablemente bien. El único problema era ese cuarto grupo. A pesar de que lo había creado para poner a prueba sus miembros, que todavía tenían que acostumbrarse los unos a los otros y terminaban discutiendo constantemente. 

Hoy viajamos muy lentamente, pero aun así deberíamos llegar a Capital Real mañana. 

Hoy pasamos la noche fuera. 

Los resultados de la síntesis de hoy: 

[Enfermar] + [Plaga] + [Epidemia] = [Pandemia del Apóstol Negro] 

[Garra Paralizante] + [Zarpa Ardiente] + [Garra Adamantina] = [Garra Flameante Paralizadora Adamantina] 

[Termografía] + [Ecolocalización] + [Sensor de Presencia] + [Detectar Trampa] + [Detectar Enemigo] = [Radar Multifunciones Preciso] 



Día 112


Entrada la tarde, subimos a una colina para ver Capital Real en la distancia. 

Su alta muralla era de un color lechoso. Había sido construida en una posición elevada con extremada protección. La mayoría de su base estaba edificada en un gran monte, casi imposibilitando los ataques. En el corazón de la ciudad se encontraba un castillo enorme. 

Bueno, desde la distancia solo podía verse eso, por lo que continuamos nuestro trayecto hasta la ciudad. Cuando empezamos a acercarnos, pasamos al lado de grandes convoyes entrando y saliendo de la ciudad. También parecía que para entrar tenías que pasar por un cacheo exhaustivo, sin excepciones. Esperamos en silencio en la cola de la inspección. 

Tanto Caballerito como Principesa estaban impacientes, pero les convencí de que esto tenía que servirles como lección de vida y que tenían que aprender a ser pacientes. Por un momento se callaron, pero Principesa siguió jugando con mis cuernos. 

Pese a que nuestras acciones eran contrarias a nuestro aspecto, dábamos un poco el cante comparado con todos los otros grupos de humanos. Solo había humanos entrando y saliendo de Capital Real. 

Eso podría ser otro problema. Llamábamos la atención, especialmente Dhammi-chan. Al verla, era casi imposible apartar la vista de ella. 

Bueno, no pensé que íbamos a destacar tanto, pero probablemente se debe a que estamos en la Capital Real del Reino de Sternbild, cuya supremacía ideológica es mayoritariamente humana. Por ello, a medida que te acercabas aquí había menos monstruos y razas híbridas, y por esa razón nosotros llamábamos tanto la atención por ser quienes éramos. 

Seguro que tendremos dificultades para entrar por el hecho de no ser humanos... 

Pero igualmente avanzamos por la cola, directos a la ciudad, donde habría rumores alarmantes sobre nuestra llegada. Personalmente, quería evitarlo a toda costa. Pero no podía evitarlo de ninguna manera, ya que no puedo cambiar de raza así como así, por lo que al final tendríamos que aguantarnos y hacer cola. 

Mi plan era evitar tanto contacto social como fuera posible. Actualmente casi no teníamos potencial de combate para enfrentarnos directamente al Reino. 

Además, aquí eran muy estrictos en sus leyes para los no-humanos. Si teníamos cualquier dificultad, no tendríamos otra opción que confiar en Principesa. Otra de las cosas que quería evitar a toda costa. 

Así pues, hacer cola era la única opción que nos quedaba. Después de esperar varios minutos, finalmente nos llegó el turno. 

Parecía ser que había un recargo y un impuesto por entrar nuestros bienes, pero al tener a ciertos individuos entre nosotros, nos dejaron pasar sin pagarlos.[2]

Al fin los beneficios de esta alianza dieron sus frutos. 

Durante la inspección, pegué un pequeño clon mío en la ropa del inspector para reunir información sobre los guardias y los soldados de la ciudad. 

Mis clones son extremadamente útiles para recopilar información, y a menudo me salvan el pellejo. 

En definitiva, pasaron muchas cosas, pero conseguimos entrar a la capital sin incidentes. 

A decir verdad, en Capital Real se vivía mejor de lo que esperaba. Había miles de personas pululando dentro de sus muros. Desde tiendas hasta comerciantes ambulantes gritando, había de todo allí. 

Eché el ojo a una docena de tiendas que vendían multitud de productos interesantes. 

Comparado con la ciudad-laberinto de Purgatory, este lugar rebosaba energía. Era como si cada día fuera un festival. 

Al ser la primera vez que visitaban Capital Real, Pelirroja y las demás chicas estaban un poco nerviosas. Bajamos por la calle principal, donde de repente me di cuenta de que hasta entonces todos los edificios eran de madera, pero a partir de allí todas las casas eran de ladrillos. Además, las calles estaban pavimentadas y tenían sistemas de cañerías para proveer a la ciudad de agua corriente. 

Por lo que me contó Principesa, todas esas mejoras habían sido establecidas por un Erudito de la Corte Real hacía casi setenta años. Los productos y los lujos de esta ciudad se encontraban en muy pocos sitios de este mundo. 

Tenía muchas ganas de aprender más, en especial acerca del lado oscuro de este reino, pero mientras tuviéramos nuestra misión por cumplir, no podría hacerlo hasta más tarde. 

Decidí llevar a Principesa inmediatamente al castillo. 

Después de eso, mi plan era visitar hasta la última esquina de esta ciudad. 

Tendría pocas oportunidades como esta para obtener información sobre el funcionamiento de este mundo. Aprovechar algo así es lo que tenía en mis planes. 

Rodeando la ciudad, nos dirigimos directamente hacia el Palacio Real. 

Cuanto más lejos nos introducíamos, más ricas eran las casas y las personas que vivían en ellas. A menudo algunas personas influyentes que pasaban a nuestro lado nos miraban con cara de «¿Quiénes son?». Aunque al cabo de poco rato nos acostumbramos a ello y continuamos moviéndonos hacia adelante. En realidad, nadie se molestó en interceptarnos; continuaban con sus propios asuntos tras unos segundos. 

Llegamos al Palacio Real en torno a las 16h de la tarde. Había llegado el momento de decir adiós a Principesa. 

Hmm, tengo que admitir que, después de estos últimos días, me he apegado bastante a ella, por lo que su marcha será muy triste para mí. 

Bueno... O eso pensaba. Al parecer, nuestra separación se vería un poco retrasada. 

Principesa pidió que la llevaran al lugar donde solo aquellos con una [Sortija Real] podían acceder, en el Palacio Ámbar. 

Honestamente, esta propuesta suya podría haber dado lugar a una gran cantidad de problemas, pero terminé siendo persuadido por todos los beneficios que podría recibir de ella. 

El lugar al que escoltamos a Principesa y Caballerito estaba en el centro del Palacio Ámbar. La habitación estaba decorada en tonos ámbar y se llamaba [Sala Brillante]. 

Las únicas personas que podían entrar allí eran nobles, funcionarios y la familia real. 

Como nuestro grupo había aparecido sin previo aviso, los criados estaban muy alarmados por nuestra presencia. Algunos de ellos dejaron caer lo que llevaban cuando nos vieron. 

Ellos desconfiaban de nosotros, pero al ver que íbamos con Principesa, nos trataron igual que a invitados de la familia real, con respeto y cortesía. 

Con toda honestidad, lo que yo quería era recibir la recompensa prometida y salir de allí lo más rápido posible, pero Principesa dijo que necesitaba prepararlo. 

Tendríamos que estar aquí por lo menos hasta mañana por la tarde. Obviamente nosotros no íbamos a dormir en el mismo lugar que Principesa en el Palacio Ámbar. Nos llevaron al ala destinada a los huéspedes. 

A ver, al ofrecernos ese lujo y dado que todavía no habíamos elegido un hotel... Decidí que podríamos pasar la noche aquí. 

La cena fue increíble, la habitación era excelente y el baño era muy bonito. 

Amo... la... vida. 

El día de hoy transcurrió sin problemas, así que dormí bien. 

Los resultados de la síntesis de hoy: 

[Ojo de Halcón] + [Lectura del Viento] + [Ojo Efímero] = [Sensor Espacial]


___________________

[1] Los llamados grimorios son libros que existieron de verdad. Como curiosidad, su nombre viene del francés “grammaire” que significa “gramática”. En la Edad Media se creía que los libros no eclesiásticos eran mágicos, porque la mayoría de gente era analfabeta y difamaba sobre ellos al no saber leerlos. Más adelante sí adoptaron este nombre los libros que supuestamente contenían conjuros mágicos.

[2] Supongo que se refiere a Caballerito y Principesa.


Traducido al inglés: WhiteSamurai (Pacem Community Translations)
Traducido al español: Xeniaxen
Revisado por: Rounejo


34 comentarios:

  1. gracias por la traduccion buen trabajo
    espero leerlos la proxima semana!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, gran trabajo!
    Una pregunta, cuando tendréis listo el pdf de los capítulos 11 y 12?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. está listo... pero no está revisado por Luz... así que las culpas a ella XDDD

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por traernos esta traduccion

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias acabo de terminar de leerlo espero q sigan sacando más todos los viernes

    ResponderEliminar
  7. gracias por los caps, como siempre lo terminé muy rápido :´v

    ResponderEliminar
  8. Gracias por las traducciones!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la traducción, ¿hay algo que pueda hacer para ayudar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aplica en reclutamiento para revisor y te digo :) ¡gracias por querer ayudar!

      Eliminar
  10. Estuvo genial el capitulo pero quiero preguntar si subirán los PDF del
    glosario de personajes y el bestiario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí... todavía no los he empezado... los haré cuando tenga tiempo ^^'

      Eliminar
  11. gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  12. gracias por la traducción me animaron el dia

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias esta droga es la mejor de todas :v

    ResponderEliminar