Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

martes, 17 de noviembre de 2015

WCC - Capítulos 9 y 10

No quiero comentar todo el tiempo que he perdido haciendo la maldita portada del PDF.

MEG V: Xenia esta resentida por que no le dejan comentarios~


-Xeniaxen

  Capítulo 8  |  Lista de capítulos  |  Capítulo 11  

Novela original en japonés por: ヘロー天気 (Hero Tennki)
World Customize Creator


Traducido por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder
Cursivas por: MEG V XDDD


Capítulo 9: Plaza principal del distrito plebeyo

“Sun, ¿estás bien?”

“...... Sí.”

Puesto que varios usuarios aéreos se pusieron a ventilar la ciudad, soplando viento para quitar el hedor del humano quemado, Yuusuke, preocupado por Sun, le preguntó a la chica sobre su estado. Mientras tanto, un guardia de la ciudad experto en artes acuáticas de tipo curativo, la estaba curando. Para sustituir rápidamente sus ropas rasgadas, necesitaban un lugar donde pudiera cambiarse.

De acuerdo con el juego en que estaba basado el poder de Yuusuke, al personalizar una pieza equipada, esta se desequipaba automáticamente.

Sun se había tapado con una manta de los cuerpos de la guardia ígnea, que la princesa Violet le había proporcionado. Esto no me lo esperaba, pensó Yuusuke admirando la situación.

“¡Ajajajajaj! Krielov, ¿qué haces ahí abajo~?”

Después de ordenar a los guardias de la ciudad que sanaran a Yusuke y liberaran a Sun, Violet rodaba por el suelo riendo, mirando el enorme agujero que había en el centro de la plaza principal. Krielov era el único miembro del cuerpo de la guardia de fuego que se había tragado la tierra, ya que había sido el primero en responder en un intento de frenar a Yuusuke, cuando este rompió sus grilletes.

El agujero era de unos 2 metros de profundidad. Atravesaba el pavimento de la zona inferior, hasta los cimientos de la ciudad. Aunque el agujero no fuese profundo, a los soldados con armadura les era un poco difícil salir fuera de él.

Yuusuke no había “producido” ni “materializado” los muros con su poder, los había [Creado] personalizando el pavimento rocoso y los cimientos de la ciudad.

“No es propio de una princesa reír con la boca abierta” dijo Krielov, manteniéndose fiel a sus deberes profesionales. Violet, mirándolo desde arriba, se estaba jactando claramente. El soldado, de pie en el fondo del agujero, con la espalda apoyada en la pared, pensaba en el arte divina que había creado tal escollo.

No es que hubiera caído en el agujero, sino que de repente apareció una pared delante de él que, en realidad, era el agujero y él se encontró dentro. Por un momento, había visto destellos de luz danzando a su alrededor, pero desaparecieron casi al instante. Qué rayos será esta arte divina…, pensó al no comprender el extraño fenómeno. Estando él dentro del agujero, varias otras personas cayeron por ellas mismas.

¿Una combinación de todas las otras artes divinas…?

Krielov y los otros que había dentro del agujero de pronto pudieron salir de él. Después de que tenues rayos de luz les rodeasen, se encontraron repentinamente de pie fuera del agujero. Por otra parte, sentían como si no se hubieran movido ni un paso, pese a que el fondo de la trampa sí lo había hecho hasta volver a igualarse con la superfície de la plaza principal.

Habiendo quitado los agujeros y las paredes, devolviéndole a la plaza principal su estado anterior, Yuusuke, protegiendo a Sun detrás de él, se paró frente a Violet. Le preguntó sobre las circunstancias de aquel incidente. Los soldados se agitaron porque Yuusuke estaba violando de nuevo las reglas de etiqueta al preguntar a un miembro de la realeza directamente cuando su asistente estaba cerca. Sin embargo, esta vez, Krielov pasó por alto las acciones de Yuusuke.

Los soldados del Cuerpo del Dios de Fuego y de la guardia de la ciudad, que tenían que postrarse y bajar la mirada al hablar con la realeza, se calmaron por un simple gesto de la princesa, que dio a entender:

No pasa nada, ignórenlo.

“Eres realmente un hombre terriblemente grosero. Deberías mostrar al menos un poco de respeto hacia mí, una princesa real.”

“El respeto no es algo que se consiga así de fácil por parte de los demás.”

Violet sonrió, de acuerdo con el comentario, y explicó que esta situación se debía a la queja del hombre que estaban deteniendo, después de ser quemado por ella.

Violet le dijo a Yuusuke, que su grupo había ido al pueblo de Rufk por una filtración acerca de que había alguien colaborando con un espía de Blue Garden. Al escuchar esto, por un breve momento, Yuusuke recordó a Reifold. Sospechaba de por qué Reifold se le había mostrado en el bosque y le había hecho saber de lo que estaba ocurriendo en el pueblo.

“Bueno, al final resultó ser una denuncia falsa. Obviamente lo hizo con la intención de engañarme a mí.”

En un primer momento, solo quería enviar a sus soldados a investigar a Zeshald, pero con la denuncia de ese hombre, dio una orden oficial a los guardias de la ciudad. Al haber sido un participante en los sucesos posteriores, Yuusuke masculló en estado de shock:

“Así que, después de todo, tú eres la causa principal. Por otra parte, las falsas acusaciones... ¡No fastidies!”

“Mmm, te dije que no tenía ninguna intención de tratar a nadie mal, más o menos.”

“No sé si creerte... Da igual, ¿pero no deberías al menos llevarnos de vuelta a la aldea?”

Viajando en un simple carro, Rufk estaba a medio día de distancia de Sanc Adiet. Al ver el sol poniente, Yuusuke decidió que no debían volver a la aldea como hoy. Por lo tanto, trató de obtener de Violet una compensación por los problemas causados.

“La historia de ese hombre era falsa y voy a dar de baja los cargos. Aun así, Yuusuke, tus acciones violentas han causado lesiones a la guardia de la ciudad.”

“¿Quééé?”

Yuusuke no recordaba haberse enfrentado a nadie más que el tipo de artes aéreas, por lo que dejó ir un sonido extraño. Violet, con una enorme sonrisa en su rostro, le explicó que habían caído varias personas en sus trampas durante la pelea.

La gente, de pie donde los escollos, también confirmaron solemnemente las palabras de la princesa: “De repente vimos una pared de piedra delante de nosotros.” Algunos no recibieron ningún daño, sin embargo, otras personas que había cerca de los orificios y cayeron resbalando posteriormente, recibiendo diversas contusiones.

“¿Eh? ¿Y se supone que eso es culpa mía?”

“Comprendo como te sientes, pero ¿era realmente necesario empezar a luchar allí?”

Con toda la culpa sobre el hombre aprehendido por los guardias de la ciudad, Yuusuke no esperaba que sus acciones podrían causar tal alboroto.

“Podrías haber apelado al palacio, confiar el asunto a los soldados, y toda esta conmoción podría haberse evitado.” Al oír esto Yuusuke se quedó sin palabras.

Era la verdad que, enfadado como estaba, no había considerado la ayuda de los guardias, puesto que no confiaba ni en ellos ni en Violet, así que había decidido luchar solo.

“Mi deber es castigarte por ello, pero me dejaría con un peso en la conciencia... así que, ¿qué debo hacer...?”

“...”

Violet miró a Yuusuke por encima del hombro, esperando su reacción. Sun, que estaba de pie cerca, miró a Yuusuke con cara de preocupación, y luego volvió la mirada hacia la Princesa. Sin querer parecer amenazante o infantil, Violet emitió una extraña condición:

“Ya lo sé, puedo pedirte que me hagas divertirme un rato.”

Por su posición social en la ciudad, Violet tenía la autoridad para desgravar delitos. Según Zeshald, Yuusuke poseía las artes divinas (o bendiciones) de los Cuatro Grandes Dioses, así que tenía las cualidades para estar junto a alguien de la casta del Dios del Fuego.

En los raros casos en que alguien tenía la capacidad de utilizar dos artes divinas, por lo general, tenían preferencia el estatus social, puesto que sus artes divinas eran de nivel superior.

Violet estaba cautivada por las artes divinas de Yuusuke, capaz de crear agujeros en el pavimento y erigir muros, y no tenía intención de castigar al joven de pelo negro en primer lugar. Sino que disfrutaba del pensamiento de qué tan inconveniente sería para todos que Yuusuke crease muros interminables en la ciudad, convirtiendo Sanc Adiet en un laberinto.

“Er... esas cosas... Yo no tengo experiencia en eso... Creo que no podría hacerlo con alguien de quien no estoy enamorado...“

Por un momento, Violet perdió la cabeza por Yuusuke y actuó como una tímida niña pequeña... Pero luego se dio cuenta de que eso no era a lo que ella se había referido un minuto antes.

“¡Qué dices, IDIOTA! ¡Yo no he dicho nada de eso!”

“Solo estaba bromeando.~”

Yuusuke le quitó importancia al asunto, mientras Violet tenía la cara roja de vergüenza, e intentó objetarlo diciendo:

“Yo no soy ese tipo de chica fácil. ¡T-TÚ! ¡Lo has hecho adrede para avergonzarme!”

Yuusuke chequeó la plaza principal por detrás de Violet, mientras ella temblaba apretando los puños. Dado que ya se habían llevado a ese hombre, algunos de los soldados parecían estar reanudando su patrulla. Los espectadores también comenzaron a salir de la plaza progresivamente, convirtiéndola en un lugar espacioso y tranquilo.

“¿Podrías decir a los soldados y espectadores que se hicieran a un lado?”

“¿Eh? ¿Qué quieres hacer?”

Ahora Violet temblaba de emoción, pensando en qué sería lo que Yuusuke quería hacer. Sintió la activación de un arte divina, y Yuusuke empezó a mover su dedo en el aire. Ella pidió al Cuerpo del Dios de Fuego que despejase el espacio solicitado de guardias y espectadores.

Krielov, observando en silencio el desarrollo de los acontecimientos, no podía creer el cambio de actitud en la Princesa en comparación con el mal humor que había tenido desde la mañana. Agradecido por esto, permitió que Yuusuke hiciera lo que quisiera, por ahora.

Como tenía varias artes divinas mezcladas dentro de él, por el momento, tratarlo igual que un usuario artes ígneas parecía ser una buena decisión. Krielov pasó por alto todo lo que pudo para que la Princesa Violet se divirtiera. Pero en poco tiempo, llegó a arrepentirse de no haber parado a Yuusuke cuando tuvo la oportunidad.

“Copiar y pegar, copiar y pegar... Escaleras… También un pasamanos... ¿Así está bien?”

En lo que personalizaba, la estructura todavía tenía solamente una forma aproximada, y era todavía inservible, había pequeños detalles que aún necesitaban ser ajustados de forma más precisa. Pensándola por dentro, Yuusuke se inventó una personalización que proporcionaría a la Princesa el entretenimiento que buscaba.

“Yusuke parece estar haciendo lo mismo que cuando quitó los agujeros de la plaza hace un rato, ¿cómo lo hace?”

“Bien... yo tampoco sé qué hacen las artes divinas de Yuusuke...”

Sun solo sabía que cada vez que Yuusuke movía su dedo así, parecía usar sus artes divinas. Permaneció fiel a su promesa y no dijo nada, se limitó a ver como Yuusuke lo hacía como de costumbre, al igual que al cambiar el sabor de la comida, rediseñar mesas o sillas, o crear ropa nueva a partir de ropa gastada, así como zapatos y tela.

“Bueno, comprobado... No parece haber ningún problema. Supongo que con esto basta.”

Tras usar la función de vista previa para comprobar que la personalización no tuviera errores, Yuusuke confirmó que su creación no iba a caer, colapsando por su propio peso, ni derrumbándose. A continuación, comenzó a caminar hacia el centro de la plaza y llamó a las dos chicas.

“Sun, ven conmigo, por favor.”

“Vale...”

Como la había llamado con una voz tan suave, [tap tap tap], Sun corrió hasta Yuusuke con trote ligero.

“Tú también, ven aquí.”

“¡Oye! ¿Por qué a mí me tratas peor que a ella?”

No soportaba que de nuevo la hubiera llamado de forma tan grosera, pero Violet se puso al lado de Yuusuke, frotándose las manos por la emoción de lo que iba a suceder, con el aspecto de estar ligeramente divertida. Los tres estaban de pie tranquilamente en medio de la plaza principal, miraron a los guardias de la ciudad y el resto de los espectadores, que esperaban que sucediera algo.

Yuusuke pulsó el botón [Ejecutar] con toda la atención de las chicas puesta en él.

“¡Ejecutar!”

El paisaje cambió ante sus ojos abruptamente. El distrito de clase media estaba rodeado por un alto muro, y el barrio de la aristocracia, por uno aún más alto. En la parte superior de la ciudad, un palacio destacaba por encima de los distritos. En un instante, todos ellos desaparecieron, y todo lo que se podía ver era el cielo vacío y las llanuras Fonkrank, que se extiendían hacia el horizonte. Viento frío, propio de las altas esferas, soplaba a través de las tres personas.

“¡Uoooooo! ¡¡¡¿Qué has hecho?!!!”

“He creado una torre de observación.”

La torre se alzaba alrededor de unos 80 metros. Estaba en lo cierto, realmente le gustan las alturas... pensó Yuusuke, mirando a Violet, que se había quedado sin aliento con las vistas del paisaje desde lo alto de la torre que se elevaba por encima del palacio.

La torre parecía estar hecha de piedra, pero en realidad estaba personalizada para ser tan duradera como el acero. Yuusuke había tomado el material de la reserva de una cantera cercana que se utilizaba para la expansión de la ciudad.

Los espectadores de la plaza se quedaron atónitos con la boca abierta, los ojos de todos se dirigían hacia la torre que había aparecido de repente en la plaza principal, que parecía perforar los cielos.


• • •


“¡A-Altezaaa! ¡¿Se encuentraa bieeen?!~~ ¡¿Priinceesaaa Viiioleeet?!”

Volviendo a sus sentidos, Krielov gritó hacia la parte superior de la torre, desde donde escuchó la voz de la Princesa. Violet respondió asomando la cabeza por la barandilla de la torre y agitando una mano. Krielov sintió escalofríos al ver a Violet inclinándose desde una torre tan alta, apenas podía reconocer la figura de la chica del pelo rojo.

“¡Ehhh! ¡Kreeeiiilooov! ¡Mira esto, es taaan aaaltoo!”

“¡Teeengaa cuidaadooo! ¡Noo se asooomee taaantoo!”

Al ver finalmente la cara de Violet, Krielov se calmó. Empezó a pensar en los problemas que el edificio, que era más alto que el propio palacio, causaría al haber sido construido en el distrito plebeyo. Aun así, el arte divina de Yuusuke, capaz de erigir un edificio de este tipo en un instante, pesaba en su cabeza por encima de todos los demás problemas.

¿Por qué Zeshald dejaría atrás un hombre tan poderoso?

La cantidad de espectadores de la plaza principal aumentó, también lo hizo la profundidad de las arrugas entre los ojos de Krielov, más y más de las que aparecían en su cara todos los días.


• • •


“¡Eres el mejor! ¿Dejarás esta torre aquí para siempre?”

“Bueno, la creé para que fuera duradera, así que no hay peligro de que caiga en ningún momento.”

“Ya veo... Me he divertido mucho. Tus artes divinas son muy guays.”

“Gracias por el cumplido.”

Conectando la plataforma de observación y la planta baja, había una escalera de caracol con un área de descanso cada 5 pisos.

Había una pequeña ventana en cada área de descanso, pero entremedio solo había oscuridad absoluta, ya que carecía de sistema de iluminación. Sin embargo, en cuanto a la instalación apropiada de luz, Yuusuke hizo una breve descripción de lo que la torre requería, por lo que Violet seguía de buen humor.

El sol no tardó mucho en empezar a ponerse, así que Yusuke y las chicas comenzaron su largo viaje por las escaleras.

“Ah, me duelen las piernas.”

“Tengo que decir que bajar es bastante tedioso. ¿Estás bien, Sun?”

“Sí, estoy perfectamente bien.”

Mientras que a Yuusuke y Violet les faltaba la respiración, Sun no parecía cansada en absoluto. La chica [Desvalida] se sonrojó un poco al ver que las dos personas admiraban su resistencia, la cual había obtenido por su vida en el campo. Al hacerse completamente oscuro, un carruaje del palacio llegó a escoltarlos.

“Podéis quedaros en el palacio esta noche. Pediré a los criados que preparen una habitación.”

“No te preocupes por ser formal... Estamos bien, pasaremos la noche en algún hostal de la ciudad.”

“¡No lo permitiré!”

“¿Por qué no...?”

A pesar de no conocer las reglas de conducta de palacio, Violet les obligó a ir con ella esa noche.



Capítulo 10: Fin de la trifulca de los dos días y una noche

Se decidió que la torre estaría abierta a todo el mundo, se puso a un guardia en la entrada para controlar la cantidad de visitantes, ya que se suponía que sería peligroso que mucha gente entrase a la estructura a la vez.

Una gran cantidad de personas quiso subir la torre, llenando la plaza principal que, por lo general, solía estar vacía a esa hora. Los comerciantes comenzaron a reclutar a usuarios de artes terrestres para que creasen copias pequeñas de la estructura en forma de torre y venderlas como recuerdos. Usuarios de artes acuáticas del tipo curativo también utilizaron esta oportunidad de vender sus servicios, ya que se posicionaron en las áreas de descanso y ofrecían servicios de recuperación para los que subían.
Mientras tanto, Yuusuke y Sun, quienes habían sido llevados medio a la fuerza al palacio, descansaban en una enorme y lujosa habitación.

Después de comer la cena que les habían servido en su habitación, Yuusuke fue a una habitación diferente al resto, tratando de sacarse de la cabeza unos pesados pensamientos de preocupación y ansiedad. No era que no pudiese confiar en la gente de palacio después de los incidentes recientes, pero no creía todas las personas importante en el palacio fueran tan generosas como Violet.

“Tienen un aspecto distinto de algún modo... como excéntrico diría.”

“¿De quién hablas?”

Yuusuke fue sorprendido por una inesperada voz mientras hablaba consigo mismo dando vueltas alrededor de la habitación.

Cuando se volvió hacia la puerta, Violet estaba allí de pie con Sun, que había venido con ella. La Princesa llevaba un vestido rojo, y se había soltado las dos coletas, dejando su tez enmarcada por su largo cabello rojo. Sun llevaba un largo vestido de una sola pieza. Después de haberse acostumbrado a ver a la chica con la ropa de pueblo que siempre llevaba, Sun en un vestido abierto era sin duda una vista fantástica para él. Notando la mirada de Yuusuke, Sun se avergonzó y trató de cubrir su pecho.

“Hmmmmmmm... ¿Dónde estás mirando con esos ojos sucios tuyos, Yu-u-su-ke?”

Con su sedosa melena de pelo rojo suelta, Violet parecía una princesa elegante y refinada de un reino, sin embargo, por dentro ella era sin duda la misma niña descarada.

“No me culpes, Violet... Por cierto, ¿qué hacéis las dos juntas aquí?”

“Te traje un poco de postre. Ah, y también quería hablar contigo un rato.”

Las dos chicas entraron en la sala, seguidas por una dama vestida con uniforme de sirvienta que, después de decir “Disculpen”, entró en la habitación empujando un carro para entregar los alimentos. Dejó las bandejas llenas de frutas jugosas y, a continuación, virtió miel en la parte superior de los platos. Este era el postre favorito de Violet.

“Wooow, ¡tiene pinta de estar muy dulce!”

“Eh, compórtate.”

Sun se rió de Yuusuke, quien esperó pacientemente a que el postre estuviera servido y se puso de mal humor, porque Violet había dicho que él no tenía buenos modales.

Tan pronto como la criada desapareció por el pasillo, que de tres empezaron a disfrutar del postre.

“¿Qué tal? Está rico, ¿verdad?”

“Mhhhm, ¿qué te parece, Sun, te gusta?”

“Uhm... ¿No cree que esta miel es muy dulce?”

Violet no solía comer postres tan dulces como este —había ordenado que fuera más dulce para impresionarlos. Inclinó la cabeza ante sus reacciones inesperadas. Yuusuke parecía estar un poco decepcionado por la comida, mientras que Sun alguna manera parecía hablar solo de la miel.

“¿Qué pasa, se te han pegado los labios con la miel? ¿O es que no puedes apreciar el sabor?”

“No... Es como si al postre le faltara harmonía. Parece un anmitsu pasado de azúcar.”

“Esta fruta... su sabor se parece mucho al de los frutos rara. Parece como si justo acabaran de madurar y de convertirse en comestibles pero como si hubieran crecido demasiado, comparado con las que prepara Yuusuke.”

Yuusuke abrió el menú de personalización y, mientras Sun intentaba frasear delicadamente sus pensamientos, cambió el parámetro de dulzura de la fruta a su gusto personal. Al darse cuenta de los efectos de luz revoloteando en torno al postre, Violet se giró hacia Yuusuke con una expresión en blanco.

“Toma, pruébalo.”

“Mhnm.”

Yuusuke tomó un trozo del postre personalizado y se lo metió a Violet en la boca.

“¿Qué es este sabor tan exquisito? ¿No es un plato totalmente nuevo?” masculló la Princesa con la boca llena.

Violet no podía creer el grado de artes divinas de Yuusuke que le hacían capaz de tales hazañas. Ella sabía que las artes acuáticas permitían controlar la humedad de la comida, pero era la primera vez que veía que un arte afectaba a los alimentos hasta tal punto.

“¿Puedes hacer más cosas? ¿Qué más puedes hacer con tus artes divinas?”

“¿Hm? Mmmmmmm... No es mucho, supongo que también puedo modificar la ropa.”

A Yuusuke le preocupaba revelar demasiado sobre sus capacidades reales. La Princesa se acercó a él mientras se inclinaba hacia adelante por la curiosidad. A medida que destapaba más peculiaridades de su poder, más pensaba que sería mejor evitar dar detalles. Después de decidirlo, cambió de tema.

“Parece que alguien ha soltado una bestia malvada en tierras cercanas. Supongo que los únicos capaces de hacer algo así por aquí son los tipos de Blue Garden.”

También estaban los asuntos relacionados con Zeshald. Bajando la voz, Violet les habló de los daños y perjuicios que el acoso de Blue Garden había traído a su reino.

Blue Garden había bloqueado casi todas las principales carreteras de sus regiones fronterizas, por lo que los vendedores ambulantes de países extranjeros se habían visto obligados a tomar largos rodeos. Esto había dado lugar a un estancamiento de la circulación del dinero y a una inestabilidad de los precios, y parecía que esta situación no se resolvería en un futuro próximo.

“Padre parece reacio a usar la fuerza, los burócratas también son inútiles, y ahora Zeshald quien se ha pasado a su lado…”

Violet suspiró, apoyando su mentón en su mano. Parecía haberse desalentado a sí misma con esas palabras.

Su expresión infeliz, junto con su cara distintiva y su mirada enorgullecida, desprendía una especie de aura misteriosa vista de perfil. Sus ojos rojos cerrados que siempre irradiaban determinación y su pequeña forma encorvada que aún conservaba rasgos infantiles, se volvió muy frágil por un momento, lo que hizo sentir a Yuusuke querer protegerla.

Después de lanzarse un pedazo de fruta cubierta de miel a la boca con un tiro preciso, dijo con la boca llena:

“Voy a pedir un carro para que volváis a vuestro pueblo mañana después de desayunar. Descansad bien esta noche.”

“Aceptamos la oferta.”

Después de terminarse el postre, las dos chicas abandonaron la habitación de Yuusuke. La habitación de Sun estaba al lado, por lo que Violet se despidió y regresó a su habitación en el piso superior.

“Ve tú también a descansar un poco, Sun.”

“Está bien... Uhm, señorito Yuusuke.”

Sun se acercó vacilante a Yuusuke, sostuvo suavemente su mano por un momento, y luego rápidamente la retiró. La última vez que Sun había tocado voluntariamente a Yuusuke fue cuando le lavó los pies. El verdadero significado de este gesto fue un: Confío en ti.

“Buenas noches, señorito Yuusuke.”

“Uh... ah... buenas noches.”

Tras seguir a Sun con los ojos hasta que entró en su habitación, Yuusuke también regresó a su habitación, desconcertado.

¿Qué diablos ha sido eso?


• • •


La mañana siguiente, después de terminar el desayuno que les sirvieron de nuevo en sus habitaciones, Yuusuke y Sun bajaron al primer piso del palacio y se subieron a un carro que les estaba esperando junto con un grupo de soldados. Sun llevaba la ropa de la ciudad que le dieron de recuerdo. Tristemente, la ropa que le arrancaron ayer, parecía haber sido eliminada.

“¡Eeeeeh~~! ¡Espera un momento Yuusuke!”

“¡Su Alteza! ¡Es inapropiado que corra así!”

Los soldados, que estaban preparando lentamente el carro para la salida, vieron Violet correr ruidosamente hacia ellos, seguido por Krielov que la estaba regañando, se pusieron visiblemente tensos y corrigieron rápidamente sus posturas.

“Hazle a esto lo mismo que hiciste anoche.”

“Jej~”

Sun no pudo ocultar su diversión viendo a Violet sosteniendo una cesta de frutos rara de alta calidad en sus manos.

Había ocho grandes frutos rara en la cesta. Después de haber personalizado endulzando siete de ellos, Yuusuke cambió el parámetro picante del último antes de devolverlo a la canasta.

“Parece que uno de ellos te ha salido mal.”

“¿Qué? ¿Cúal?”

Al ver que Yuusuke lo decía con una sonrisa en su rostro, los hombros de Sun empezaron a temblar de la diversión, ya que antes ya se había comido uno esos. Sun solo pudo comer un tercio de ese fruto. Violet, confundida por su expresión, deseaba probar el postre, esta vez con poca anticipación.

“Me lo he pasado muy bien con vosotros. Ven pronto a jugar conmigo otra vez, Yuusuke.”

“Volveré de nuevo si tengo que hacer negocios en la ciudad.”

Los soldados se alteraron en protesta ante su negativa rotunda a la invitación de la Princesa. Krielov también puso una expresión complicada. Aunque esta persona misteriosa no pensara visitar el palacio muy a menudo, podría haber hecho claras sus intenciones de una manera más sutil.


• • •


Dejando atrás el palacio atravesaron la ciudad montados en el carruaje. Yuusuke habló con Sun acerca de lo que iban a hacer al regresar a la aldea.

“La tía Bahana probablemente esté preocupada.”

“Uhm... Hizo todo lo posible para protegerme.”

Discutieron sobre varias cosas, como si ir a casa la tía Bahana tan pronto regresasen a la aldea, si regar su campo, o lo sobre el estado de los peces que había pescado Yuusuke antes de irse. Inconscientemente, la distancia entre ellos se redujo a cerca de un brazo, nada que ver con hace dos días, cuando ni siquiera podían estar cerca el uno del otro.

Al final, el carro de los guardias de la ciudad, que parecía volar por la carretera, los trajo de vuelta a la aldea de Rufk antes del mediodía.


• • •


Desafortunadamente para el joven, a la princesa Violet también le gustaba la comida picante, por lo que después de haber probado el fruto que habían tachado de “salirle mal”, se enganchó al nuevo sabor. Por otra parte, este gusto solo podía ser creado mediante las artes divinas de Yuusuke.

“Quiero volver a ver a Yuusuke...”

Al escuchar a Violet decir en voz baja este tipo de cosas solo le causaba preocupaciones a Krielov.

“Uuuugh... ¿Era intención del señor Zeshald que esta persona se acercase a la Princesa todo el tiempo...? Es imposible, pero aun así...”

Varios malentendidos causados por el joven de pelo negro recientemente hicieron que el colaborador cercano sintiera mariposas en el estómago.



Traducido al inglés por: Baka367 y Lunaris
Traducido al español por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder


  Capítulo 8  |  Lista de capítulos  |  Capítulo 11  

7 comentarios: