Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

martes, 10 de noviembre de 2015

WCC - Capítulo 8

¡Buenos días! Hoy estoy bastante contenta, dejé el PDF de World Customize Creator casi acabado para la semana que viene, que habrá dos capítulos porque son un pelín cortos~

En el capítulo de hoy, uno de los hombres de las pesadillas de Sun aparece y se enfrenta a los protagonistas. ¡Yuusuke va a mostrar su habilidad a toda la ciudad!

-Xeniaxen

  Capítulo 7  |  Lista de capítulos  |  Capítulo 9  

Novela original en japonés por: ヘロー天気 (Hero Tennki)
World Customize Creator


Traducido por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder


Capítulo 8: La decisión de Yuusuke

Tras apresurarse en volver a la aldea, Yuusuke llamó a Bahana, a quien encontró holgazaneando junto el puente de la villa.

“¡Tía Bahana!”

“¡Ah, Yuusuke! ¡Es terrible! Sun ha...”

Bahana corrió hacia Yuusuke y se aferró a él diciéndole “Un grupo de guardas se llevó a Sun.”

Los guardias, que estaban rodeando uno de sus carruajes que restaban en el pueblo, empezaron a gritar cuando divisaron a Yuusuke. Este le entregó sus utensilios de pesca a la tía Bahana y empezó a andar en dirección al carruaje.

“¡PARA AHORA MISMO!”

“Tú, el del pelo negro, ¿te llamas Yuusuke, no es así?”

“Así es.”

Nervioso por tener un puñado de armas apuntándole, Yuusuke simuló estar calmado al encararse a los guardias. Después de intercambiar un par de palabras con los otros soldados, uno de los guardias se acercó a Yuusuke, informándole que iba a ser arrestado por sospecha de espionaje.

Actuaron completamente diferente con él puesto que era un usuario de artes divinas, por no decir que sus habilidades eran desconocidas. En vez de usar la fuerza como habían hecho antes con Sun, extremaron la precaución al tratarse de Yuusuke.

“Quiero saber dónde se han llevado a Sun, así que ¿podrían llevarme a la ciudad lo más rápido posible?”

Yuusuke metió prisas a los guardas de camino al carruaje. Pese a que todavía tenía miedo de ellos, aun teniendo los grilletes puestos en las manos, cuando vio a la tía Bahana con un grupo de aldeanos preocupados le dijo: 

“Me voy a ver a Sun.” 

Luego el joven entró en el carro de los guardias.


• • •


“Hmm, entonces Zeshald había estado leyendo informes e investigaciones relacionados con el Dios Malvado todo este tiempo.”

“Sí... Por lo que sé, la gente sospechosa... desconocida... y gente de ese tipo... no solían visitarle.”

“¿Y Yuusuke?”

“¿Eh? El señorito Yuusuke... ni siquiera yo misma estoy seguro de él...”

Sun mintió, al fin y al cabo todavía no conocía muy bien a la persona que Zeshald había traído recientemente consigo al pueblo. Aun así, le había sido ordenado que guardara en secreto que Yuusuke había aparecido en un pequeño templo.

Sun desvió la mirada por la culpabilidad de haber mentido, pero nadie se dio cuenta ya que había estado todo el tiempo asustada.

“Perdone. Hemos recibido un informe de los guardias estacionados en el pueblo. Han capturado al chico del pelo negro.”

“Oh, qué bien.”

Un operativo de comunicación, es decir un usuario de artes aéreas, acababa de informar al grupo de Violet. La cara de Sun se volvió todavía más oscura tras oír el nombre de Yuusuke, ante el que Violet esbozó una sonrisa de preocupación.

“Por lo que a ti respecta, solo quiero charlar un rato con él. Después de todo, podría ser otro espía.”

Al contrario que Violet, quien se alegró de escuchar sobre Zeshald, Kreivol observaba detenidamente a Sun.

La chica juntó ambas manos, las cuales tenía engrilletadas con grilletes de madera, hechas para los desvalidos. Su miedo constante no parecía ser fingido. Aun así, Kreivol tenía que considerar la posibilidad de que estuviera fingiéndolo.

Hablando de esta forma, la Princesa está intentando evitar que la chica se atormente.

Con el anuncio de Blue Garden, la atmósfera en palacio ahora mismo era volátil, por eso las sospechas de traición serían castigadas con consecuencias severas.

Por el momento, Violet estaba satisfecha teniendo alguien con quien conversar. Mientras Kreivol tenía la cabeza en la interrogación del chico del pelo negro que había conocido recientemente, el carruaje de guardias llegó a Sanc Adiet.

“Uoooh~~... ¡qué ciudad más grande!”

“¡¿Qué?! ¿Es la primera vez que visitas la ciudad?”

“De hecho, sí...“

Sun, intimidada por todos los usuarios de artes divinas excepto Zeshald, nunca antes había ido a Sanc Adiet.

La chica bajó poco a poco del carruaje después de Violet, quien saltó por delante de ella. Sin haber recuperado aún el equilibrio, Sun sintió afinidad hacia Violet, puesto que ambas compartían un mutuo sentimiento hacia Zeshald. Puesto que su compañera era una chica joven, pese a que fuera una usuaria, Sun no sentía tanto temor por la Princesa.

Después de salir del carro, Sun miró hacia la carretera, y después de ver otra nube de polvo, confirmó que se acercaba otro carro. Creyendo que Yuusuke venía montado en él, se sintió un poco aliviada.


• • •


Yuusuke, con las manos esposadas detrás, admiraba aquel carruaje militar que no temblaba en absoluto a pesar de ir dos veces más rápido que el carro que él montó en cuando fue a la ciudad con Zeshald. Al mismo tiempo, estudiaba el menú de personalización para sus grilletes.

Se dio cuenta de que si se concentraba lo suficiente, podría manipular los parámetros, así como activar la personalización sin necesidad de utilizar las manos.

Creo que puedo hacerlo intuitivamente si me acostumbro a ello.

Las esposas no privaban al usuario de artes divinas de hacer uso de sus habilidades, pero las habían hecho usuarios terrestres e ígneos, y la calidad de su artesanía era muy alta, por lo que no se podían romper fácilmente. Pero, en el caso de volverse ordinarias...

Los parámetros son bastante similares a las de los Shouka... Si ejerzo todas mis fuerzas al sacármelas debería salir bien.

Yuusuke practicaba la manipulación de parámetros concentrando su mente, mientras tenía cuidado de no presionar el botón de ejecución.

A pesar de estar sentado obedientemente, la mirada de Yuusuke estaba desenfocada y parecía distraído, claramente parecía estar centrado en algo. Tal atmósfera, junto con el color de su pelo, trajo aún más inquietud a los guardias que viajaban en el carro con él.


• • •


“Princesa, volvamos al palacio.”

“¿Hm? ¿No esperamos a Yuusuke?”

Kreivol, mientras regañaba a Violet porque “Saltar del carro es signo de mala educación”, se dio cuenta de los curiosos habitantes de la ciudad que habían comenzado a reunirse en torno a ellos. Un espía de Blue Garden podría haberse mezclado en la multitud.

Ya que el otro carruaje todavía se encontraba a cierta distancia, Kreivol juzgó que sería mejor para ellos regresar a palacio en lugar de quedarse aquí. Eso significaba el final de la reprimenda, así que Violet aceptó felizmente la propuesta de Kreivol.

“¡Aaaah, su alteza! Me alegra volver a verla sana y salva.”

Un hombre de pelo verde con una mirada sospechosa en sus ojos, rodeado por los guardias de la ciudad, se volvió hacia ellos cuando se se acercaban a la puerta que separaba la clase media y los distritos de clase baja. Se frotaba las manos con una sonrisa halagadora en el rostro.

“Es verdad, este tipo nos estaba esperando aquí.” recordó Violet.

El hombre había estado de pie allí como si esperara méritos. Eso halagó a Violet, quien se abrió paso en una actitud extremadamente grosera entre los guardias.

Sun se congeló después de ver la cara quemada por el sol de aquel hombre.


(Flashback al pasado.)

“¡Woohoo, nos tocó el premio! ¡Ajajajajaja!”

“Heheh, sujeta a esta perra por aquí.”

“Oh, Dios. Creía que empezaríamos por el cuello.”


(Vuelta al presente.)

Una pesadilla fugaz de su pasado le vino de repente a la mente.

“¡¡¡N... No... Nooooo......!!!”

“¿Hm? ¡¿Eh?! ¡¡¡¿Qué pasa?!!!”


• • •


El hombre miró a la chica mientras hablaba con la Princesa. ¡No puede ser!, pensó mientras le superaba la ansiedad. Después de escapar con éxito de ese usuario artes acuáticas aterrador, llamado Zeshald, había estado escondido en los barrios pobres de la ciudad durante casi diez años. Hasta hacía poco, temía cada uno de sus minutos de vigilia.

Esta vez, recuperando su libertad tras el exilio de Zeshald, tuvo la oportunidad de ponerse en el lado bueno de los funcionarios de palacio. Ideó un plan para proporcionarles información relativa a un espía de Blue Garden. Después de todo, no había nada en ese pueblo de [Desvalidos].

En comparación con Fonkrank, en Blue Garden la manera de tratar a los [Desvalidos] era completamente distinta. Aquí se trataban como medio-humanos, mientras que en Blue Garden no se trataba oficialmente a nadie así.

Aunque el incidente de hace casi diez años, referente a [Desvalidos] a cargo de Zeshald, saliese a la luz así como la verdad sobre la muerte de dos [Desvalidos] y un usuario de artes divinas terrestres, el asesino del usuario, Zeshald, estaba ahora en la nación enemiga de Blue Garden.

Él esperaba que eso aumentase la credibilidad de su historia y evitase que las dudas persistieran. Aun así...

Increíble... ¿la mocosa de entonces...? ¡¡Se suponía que su herida debía ser fatal...!!

Al pensar eso, de repente se dio cuenta de que Zeshald era un usuario artes acuáticas de tipo curación. Si pudiera ejercer sus artes hasta el punto de ser capaz de matar a una persona por detener momentáneamente el flujo de sangre, podría haber sido capaz de salvar a la chica a pesar de su condición fatal.

¡Mal! ¡Todo va mal! ¡Ella me recuerda......! E-Espera, no puedo tirar la toalla todavía, el resultado final sería el mismo.

Ella era todavía una mocosa entonces. No recordará muy bien lo que sucedió aquel día. Todo irá bien si le digo que su difunto padre fue el que hizo el trato con el espía de Blue Garden.

Mientras el usuario eólico se convencía a sí mismo, su cuerpo empezó a sudar frío. El carro de la guardia en que Yuusuke viajaba había llegado a la entrada de la ciudad.


• • •


Llevaron a Yuusuke hasta la puerta del distrito. Al llegar, vio a miembros de los cuerpos del Dios de Fuego, vestidos con ropa de colores brillantes, reuniéndose con los guardias de la ciudad en un lugar no muy lejos de la puerta del distrito.

Mirando a su alrededor vio las dos coletas de color rojo brillante y pensó: Otra vez esa princesa malcriada... Entonces también vio una melena blanca que le era familiar.

“¡Sun!”

Los soldados que rodeban a Yuusuke agudizaron al instante la guardia, ya que este de repente empezó a correr hacia el otro grupo de guardias reunidos alrededor de la caseta de vigilancia en la puerta. Comenzaron a perseguirlo manteniendo una pequeña distancia.

Si no fuera por la princesa Violet, que le saltó encima preguntando qué le pasaba, Sun, cuyas piernas renunciaron a su fuerza, habría sido arrastrada por los guardias, que pensaban que era normal llevarse por delante a cualquier persona que tuvieran en medio.

En lugar de eso, los guardias dispersaron a desgana los espectadores curiosos, mientras esperaban que el estado de ánimo de su Princesa cambiase. De repente, un chico de pelo negro esposado saltó a la escena seguido por un grupo de guardias de la ciudad, lo que aumentó aún más la tensión.

“¡Oh! ¡Yuusuke! ¡Lograste venir!”

“¡Sun!”

Sin pararse a responder la llamada de Violet, Yuusuke se ocupó de Sun, que estaba temblando en el suelo. A pesar de ello, puesto que el colapso repentino de Sun también pesaba sobre su mente, la Princesa se contuvo de propinarle un castigo de fuego a Yuusuke.

“Sun... ¿estás bien?”

“No......... N-No...... Ah......”

Sun murmuraba algo, tumbada boca abajo, cubriéndose el rostro con las manos esposadas. Estaba temblando acurrucada en una bola como si quisiera esconderse de algo. Yuusuke entendió que sus palabras no estaban llegando a la chica. Por lo que no sabía cómo lidiar con Sun estando en ese estado, y redirigió su atención hacia la Princesa.

“Eh, tú, ¡¿qué le has hecho a Sun?!”

“Yo... ¡Yo no he hecho nada!”

Violet, que no estaba acostumbrada a que le hablaran con tanta franqueza, se quedó congelada momentáneamente, después de perder la confianza en sí misma por culpa de la pregunta enojada de Yuusuke, que ignoraba toda norma social.

“¡Yo solo estaba hablando con ella!”

“¿¡¿¡¿Que solo hablabas con ella?!?!?"

Gritando bruscamente, Yuusuke inclinó su cuerpo hacia adelante después de recibir un golpe en la espalda, perdió la fuerza en todo su cuerpo y cayó de rodillas. Al tener las manos atadas a la espalda, Yuusuke no pudo apoyar su cuerpo y cayó al suelo.

¿Qué es esto...? Siento pesada la parte posterior de la nariz...

Comparado con la ligera conciencia y la visión nublada que tuvo cuando apareció en este mundo, lo que sentía ahora era muy diferente. Oyó una conversación de algún lugar por encima de él mientras sentía un dolor sordo en la cabeza, como si se la estuvieran perforando con agujas.

“¡Eh, no sea tan violento!”

“¿Qué? Sí... Lo siento, Princesa.”

Yuusuke entendió que había caído por el golpe de un guardia de la ciudad. Había sido golpeado en la parte posterior de su cabeza, y, al caer de rodillas, el soldado probablemente también le había dado una patada.

¡Maldita sea......!

Por el golpe en la parte posterior de su cuello, había perdido las fuerzas de cintura para abajo. Mientras Yuusuke intentaba reunir sus fuerzas en su estado actual, se las arregló para levantar la cabeza para obtener una visión de Sun. La chica había levantado la cara un poco, y se había dado cuenta de que el chico estaba tumbado en el suelo, luego se cubrió de nuevo con su cuerpo y continuó temblando.

Joder, así solo he conseguido asustarla aún más innecesariamente.

Yuusuke, enfadado consigo mismo por su propia impotencia, pensaba en lo bien que le iría personalizar su propio cuerpo, y maldijo a quien le había dado este poder por no darle ninguna habilidad de lucha.

Aunque crease una poderosa armadura con su habilidad, la capacidad de esta para ayudar a su portador en una situación difícil seguiría dependiendo de las capacidades físicas de este. Al ser un fanático de los videojuegos, Yuusuke tenía poca experiencia en la lucha, por no hablar de que no tenía ningún tipo de formación en artes marciales.

“Yuusuke, vamos, ¡no te quedes arrastrándote por el suelo de este modo!”

“¡Oh~! ¡Es esa chica! ¡Es la niña de esa vez!”

Violet, que había llamado a un soldado usuario de artes acuáticas y le estaba dando instrucciones, acababa de recordar al hombre de pelo verde que le había dado la información. Ese hombre estaba diciendo estas palabras mientras señalaba la chica tendida en el suelo. Decidió jugársela y continuar con su falsa historia.

Tenía conectar de alguna manera esa historia con el hecho de que la chica se hubiera horrorizado al verlo... Ella sucumbió al miedo porque recordaba la tragedia de su infancia. A pesar de no estar segura de acordarse de todos los detalles de ese día, él todavía podía hacerla callar aprovechando esta oportunidad.

Un hombre desvalido, acusado de tratar con un espía de Blue Garden, trajo a una niña pequeña con él. Fue sin duda para engañar a los posibles testigos. Vio a esta niña ser golpeada por un usuario descarriado durante la batalla. Fue una herida grave, por lo que pensó que la niña no podía salvarse.

Con la idea clara de la historia “que había ocurrido ese día”, se acercó a la Princesa y se la contó fingiendo ser cortés. Violet, a quien le entusiasmaba conocer las aventuras y las historias de la gente, escuchó con atención al hombre.

“Uuuuuhm...”

Sin embargo, para Violet, que conocía al viejo Zeshald desde que era pequeña, el Zeshald de esta historia parecía una persona diferente. Y basándose en lo que había oído por parte de Sun acerca del profesor Zeshald de camino a la ciudad, nada apuntaba a que cualquiera de ellos podían ser espías.

E-Esa reacción no fue lo que esperaba... ¿Fue demasiado pronto después de todo...? ¡E-Es verdad, le enseñaré eso! ¡Se pondrá de mi parte una vez que le muestre pruebas!

Al entender la reacción de Violet como “¿Estuvo Sun realmente allí durante ese incidente?”, decidió demostrar la presencia de la muchacha en el mismo, mostrando la cicatriz que el usuario debió haberle dejado en su cuerpo. El hombre vio la cara estupefacta de Sun en lo que alardeaba de su valentía durante la pelea con el espía.

Los seres humanos son criaturas extrañas. Cuando sucede algo fuera de su alcance de comprensión, caen fácilmente en un estado donde la mente deja de funcionar. Cuando se enfrentan a la ira o la malícia, en lugar de enojarse, en lugar de entristecer, se abruman de sorpresa. Sun se sorprendió.

Ella, que nunca había viajado más allá de las afueras del pueblo, que ignoraba los caminos del mundo, se sorprendió de que este tipo de seres humanos existiera.

“Ya he escuchado suficientes sandeces.”

Al escuchar la historia del hombre, Yuusuke, que seguía tumbado junto a Sun, entendió que ese usuario aéreo fue uno de los que atacaron a Sun y su padre. Su cuerpo estaba temblando del resentimiento de no poder hacer nada. Reuniendo su conciencia nebulosa mediante la ira como si fuera algún recurso de un juego, abrió el menú de personalización.

“¡No cabe duda! ¡Aquí! ¡Ella ha de tener una cicatriz por esta área a raíz de ese encuentro!”

“¡¡¡......!!!”

“¡E-Ey!”

Frustrada por el hombre, Violet gruñó con una mano apoyada en su barbilla. Mientras tanto, el hombre de pelo verde se acercó a Sun, que todavía estaba en estado de shock, y la hizo levantar a la fuerza tirando de ella por los grilletes.

Sun, al recuperar finalmente sus sentidos, comenzó a luchar para alejarse de este hombre. Violet, que ya desconfiaba de la libertad con que ese hombre estaba actuando delante de ella, ni siquiera podía comprender sus acciones, el usuario aéreo le arrancó la ropa a la chica desvalida haciéndola harapos con una cuchilla de viento cortante hecha con su arte divina.

“¡¡¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!”

“¡Mire, ve como la tiene! ¡Es aquí, AQUÍ, tiene la cicatriz!”

Sujetando la chica que se resistía desesperadamente por las esposas de sus muñecas, el hombre señaló la cicatriz que atravesaba en diagonal el abdomen de Sun.

En lugar de cuestionar la cicatriz, que era la muestra de una herida tan profunda que incluso había adoptado diferente color al de la piel de la muchacha, Violet se dio cuenta de que el hombre acababa de revelar su verdadera naturaleza.

¿Este tipo...?

“Esta cicatriz puede ser el resultado de las artes curativas de Zeshald. ¡Eso es! Puede ser que yo consiguiera fugarme porque ese traidor se vio obligado a sanar su herida.”

“¡BASTA YA DE TONTERÍAS!”

Yuusuke golpeó al hombre en la cara con los grilletes cuando el usuario de viento estaba distraído por su victoria. Se puso de pie, y lo golpeó con todas sus fuerzas de nuevo con las esposas en sus nudillos a modo de puño americano[1]; al estar pensadas para usarse con usuarios de artes divinas, estaban hechas de un material muy duro.

El hombre recibió el golpe por el lateral, y se quedó presionándose la cara con ambas manos. Los guardias de la ciudad no podían entender cómo Yuusuke se había sacado los grilletes. Después de todo, eran de un material que ni siquiera un usuario artes terrestres experto podía romper fácilmente.

“¡T-Tú! ¡¿Cómo lo hiciste?!”

Los soldados prepararon sus lanzas... pero su objetivo desapareció.

“¿Q-Qué?”

La Princesa se quedó sin habla, mirando el lugar donde sus soldados estaban de pie. Un enorme agujero se había abierto allí.

Al personalizar algo tan grande como la superficie del planeta, esta era tratada como un mapa y el poder personalización solo funcionaba a una distancia fija desde el lugar donde Yuusuke lo tocaba.

La personalización de una casa, su estructura, puertas, ventanas, e incluso el techo se trataban como elementos separados, pero era posible personalizarlos al mismo tiempo como un grupo de artículos.

De hecho, la personalización del agua que fluía, como la de los ríos, tenía que ser realizada rápidamente, si no sería cancelada, ya que el agua que estaba siendo modificada seguía el curso del río más allá del alcance de la habilidad. Solo podía evitar que se cancelase por un corto tiempo moviéndose a lo largo del flujo.

La ciudad de Sanc Adiet, a pesar de estar separada en distritos, era tratada como una enorme pila en forma de pirámide de piedra. El poder de personalización de Yuusuke reconocía esa ciudad formada por varios objetos diferentes y la unió en un solo grupo de artículos.

Puesto que la había reconocido como un solo artículo, no existían limitaciones en la personalización que podía realizar. Usado de esta manera, el poder personalización podría servirle de arma. Hoy fue la primera vez que Yuusuke había decidido utilizar su poder durante un combate; su primera maniobra de batalla fue crear una trampa.

“En el pasado, este hombre atacó a un padre y una hija desvalidos inocentes. ¡Es uno de los asesinos!”

Yuusuke señaló al hombre de pelo verde, que todavía estaba en silencio tendido en el suelo. Explicó detalladamente lo que Zeshald le había contado, y el rostro del hombre se volvió rígido. La sospecha también apareció en los ojos de la princesa Violet al mirar el usuario de viento.

“¡Maldita sea! ¡Bastardo! ¡Tú también estás con ellos!”

“¡¡¡–!!!”

A punto de enloquecer, el hombre gritó y le lanzó una cuchilla de viento a Yuusuke. Este levantó la mano haciendo un movimiento similar, y activó la personalización del pavimento de piedra que había preparado momentos antes.

Con un ruido sordo, un muro de piedra surgió frente a Yuusuke. Con su estadística de resistencia potenciada al máximo mediante su arte divina, la pared bloqueó la hoja de viento, dispersándola en todas direcciones.

“¡¿Qué-?!”

El arte divina de manipular libremente la tierra y unirla a la roca en una forma semejante a un golem pertenecía a los usuarios de tipo tierra. Pero el arte divina para crear agujeros que podían tragarse a personas o para levantar un muro de piedra en un abrir y cerrar de ojos era algo inaudito.

Los soldados del cuerpo del Dios de Fuego y los espectadores que lograron evitar caer en las trampas también se quedaron sin habla al ver que el chico había bloqueado las cuchillas de viento.

“¡Ohhh!”

Tras un momento de silencio, Yuusuke pateó la pared de piedra que había creado. Había realizado una personalización simple en la base de la pared para que cayera hacia delante.

Dado que el propósito de las trampas era no permanecer en un lugar durante mucho tiempo, y puesto que tenía que esconder los escombros (para que siguieran siendo efectivas), Yuusuke decidió atacar con los propios muros.

“¡Maldito, usas artes divinas muy extrañas!”

El usuario aéreo saltó hacia atrás para evitar que la pared le cayera encima y trató de huir. Ya que Yuusuke no tenía otros medios para atacarlo mientras la pared se derrumbaba, impidió que el hombre huyera erigiendo otros muros en su camino.

Yuusuke coordinó sus paredes con las trampas, para limitar los movimientos y la visión del usuario de viento. Al mismo tiempo, se cuidó de que los espectadores no salieran dañados en el proceso. Desafortunadamente para Yuusuke, que era un novato en la lucha, tal preocupación resultó en negligencia.

Ese método de lucha, preocupándose por los alrededores, a menudo aumentaba la dificultad y la carnicería. Solo expertos confiados pueden permitirse el lujo de recurrir a dicha forma de luchar. Yuusuke se había criado en un ambiente tranquilo y pacífico, y era demasiado ingenuo en ese sentido.

“¡Uoh!”

Con un sonido como de hélice, una cuchilla de viento voló cerca de la cabeza de Yuusuke, rasgándole la cara y el hombro. Mientras Yuusuke levantaba las paredes, el usuario viento lo atacaó con cuchillas antes de que su ruta de escape se cerrase por completo.

La trayectoria de las hojas era difícil de ver, eran bastante potentes y venían disparadas en ráfaga; eran una amenaza.

Yuusuke levantó muros alrededor de sí mismo, tomando una postura defensiva. Varias cuchillas de viento chocaron contra las paredes, pero Yuusuke se olvidó de un punto ciego por su inexperiencia.

Las murallas no podían protegerle de los ataques que venían de arriba. Después de escuchar el sonido del viento, Yuusuke lo esquivó inmediatamente, pero como el ataque rozó su lado, perdió el equilibrio y cayó.

Al caer fuera del rango de protección de la muralla defensiva, el usuario de viento levantó la mano por encima de su cabeza, preparándose para asestar el golpe final. Pero al levantar su otra mano, su cuerpo ardió en llamas.

“Tú...”

“Mi nombre es Violet, no tú. Además, no soy estúpida, no importa cómo lo mire, ese tipo es sospechoso.”

Yuusuke levantó la vista, Violet chasqueó los dedos de nuevo, ordenando arrestar al usuario de viento.


                                      

[1] El autor aquí hace referencia a “kaiser knuckles” o “knuckle dusters” que suelen ser ataques de puñetazo en juegos como Rangarok Online, Castlevania, Final Fantasy, etc.


Traducido al inglés por: Baka367 y Lunaris
Traducido al español por: Xeniaxen
Revisado por: AMarauder


  Capítulo 7  |  Lista de capítulos  |  Capítulo 9  


2 comentarios: